Crónica de una meditación para practicar el desapego psicológico en Playa del Carmen

LNR.- Quiero compartirles una experiencia mágica que comenzó con una invitación de un padre de familia al colegio “Britt Academy” localizado en Playa del Carmen, Quintana Roo.
Imagen: LNR
Dicho suceso es parte de un ciclo de talleres que se imparten en un concepto llamado “Escuela para padres”.


Todo comenzó muy temprano por la mañana en las instalaciones educativas del “Britt Academy”. Al llegar, ya estaban los 40 padres y madres sentados en sus tapetes multicolores en el suelo y aunque debo de confesar  que me sentí un poco nerviosa (porque no soy madre, ni había hecho una de estas terapias con anterioridad) la mirada de la mayoría de los presentes me calmó. (Todos estaban igual de nerviosos y con las mismas dudas y expectativas que yo).


Me comencé a sentir tranquila después de un par de minutos que escuché la voz de Elsa Martínez, psicoterapeuta y “coach ontológica”, misma que fue la encargada de guiarnos hacía uno de los ejercicios que sin duda alguna yo calificaría como ¨mágico, liberador y muy (MUY) sentimental: “El corte psicológico, mental y energético del cordón umbilical”; un ejercicio cuyo objetivo es practicar el desapego hacia los patrones y condicionamientos que tenemos, no solo hacía nuestra madre, sino también hacia nuestras generaciones pasadas y al código genético que este conlleva.

 

Imagen: Salud Casera

Después de casi una hora y media de meditación profunda, los participantes nos “subimos a un tren” creado por nuestra imaginación, en el que me acompañaban de manera imaginaria y energética parientes y personas cercanas, mismos que durante la meditación fueron desapareciendo al irme despidiendo de todos y cada uno de ellos; dándoles las gracias, abrazándolos y despojándome de cualquier apego.

Posteriormente fuimos arrullados; debo decir que salí sintiéndome más sensible, más presente y sin duda alguna mucho, mucho más fuerte.

Tengo que decir que fue increíble la participación de los padres y maestros. Me encantó la colaboración y el trabajo en equipo que han logrado éstos. 

Es muy acertado e increíble que en Playa del Carmen vivamos en un ambiente de tanta diversidad cultural y que podamos encontrar gente, espacios y escuelas, que están dispuesta a intentar involucrar, sanar y concientizar a través de este tipo de eventos, no solo a los padres y a las madres de familia sino a toda la comunidad.