¿Cómo llegaron los instrumentos nazis a la Argentina?

Imagen: National Geograpic en Español

LNR.-El pasado 8 de junio en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina, los agentes de la Interpol, descubrieron en la habitación secreta de una casa múltiples artefactos nazis originales en excelente estado como parte de una colección.

Las investigaciones que dieron con está galería del horror nazi, fueron iniciadas con una alerta roja por parte de la Unesco, en la que se emitió un boletín de tráfico de arte en el país, fue así como las autoridades policíacas de la Argentina llegaron a la inesperada casa en el barrio de Beccar, la cual fue allanada y se encuentra bajo investigación, así como a sus propietarios.

Los expertos en el tema, dieron fe de la veracidad de las piezas, al haber encontrado entre los 75 objetos una fotografía original del Adolfo Hitler con una lupa en la mano, misma lupa que fue encontrada en el lugar, en lo que se presume llegaron altos mandos e incluso el mismo Führer al país sudamericano.

Existen varias hipótesis que le dan fuerza a este suceso, las cuales desmenuzaremos para su  entendimiento.

Imagen: ABC.es

En el año de 1945, cuando Berlín ardía en llamas tras la inminente derrota del ejército alemán nazi, por el ejercito soviético, un ex agente de la KGB Dimitri Boryslev afirmó que Hitler junto con su esposa Eva Brown huyó del bunker en donde presuntamente nunca encontraron su cuerpo, de lo único que hay certeza es que según el cráneo de Hitler hallado en los escombros, fue de Hermann Lündeft, un pariente cercano a él.

Ese 26 de abril, la conocida aviadora alemana Hanna Reitsch quien tenía varios records deportivos y estaba afiliada al partido nazi, fue quien los sacó de Berlín en una avioneta Fieseler Fi 156 junto al general Robert Ritter Von Greim, quien en su escapada en medio de las bombas y disparos fue herido, sin embargo, alcanzaron a salir de los cielos alemanes, llegando a la zona Cantábrica del norte de España, en donde estuvieron algunos días para después escapar en submarino a Sudamérica, todo esto con protección de los Estados Unidos.

Esta versión le dio fuerza el propio Stalin quien fuese el Presidente del Consejo de Ministros de la Unión Soviética, él dijo estar convencido que el cuerpo de Hitler nunca fue encontrado en Berlín y que había escapado hacia algún lugar, asimismo, mencionó de una alianza entre los alemanes con el país norteamericano a cambio de revelarles tecnología armamentista, esto ultimo fue recabado por expedientes desclasificados del FBI.

Otro misterio, fue el diario personal del asistente personal de dictador alemán, Otto Gunshe, en el que revelaba que algún día daría a conocer la verdad sobre la muerte de su jefe, lo cual nunca ocurrió, porque Otto apareció muerto en el baño de su casa.

Otra hipótesis que va muy ligada a la obsesión por el poder y las nuevas tecnologías, que Adolfo Hitler anheló a toda costa

Imagen: Youtobe

 En 1935, cuando todavía el ejército nazi dominaba gran parte de Europa, se enviaron expediciones científicas en búsqueda del lugar que vio nacer al linaje ario, por lo cual, crearon una división militar llamada Ahnenerbe, un organismo creado para establecer una nueva imagen ultra nacionalista para el Tercer Reich con la misión de exaltar el nacionalismo hasta los extremos de manera radical e intensa, bajo el mando de Heinrich Himmler, esta agrupación también investigaba obsecionadamente la arqueología, etnología y antropología de todo lo esotérico.

Heinrich Himmler quien fungía como el segundo personaje más poderoso de los nazis, estaba acostumbrado a obtener lo que él deseaba y lo que a su enferma mente se le ocurría. Fue la obsesión de Himmler y de Hitler por lo esotérico, que los llevó a contratar a Otto Rolf Skorzeny,  para que moviera cielo, mar y tierra para encontrar el Santo Grial, el cual se decía, era un tesoro mágico de los judíos y quien lo poseyera tendría vida eterna, asimismo, obtendría el poder supremo como lo tuvo Jesús antes de morir.

Skorzeni, era como Indiana Jones de aquellos tiempos, había rescatado a Benito Mussolini y había sido comisionado para la operación de descubrir la copa o el cáliz , que tanto anhelaba Himmler.

Fue tal la manía de los alemanes nazis por conquistar el mundo y por la civilización pagana germánica, que Himmler comenzó a remplazar las festividades cristianas, por celebraciones paganas, en lugar de la navidad y la pascua, celebraban el solsticio de invierno y verano, como si su objetivo fuese crear una nueva religión nazi, o un nuevo orden que dominara a toda Europa; incluso varios símbolos nazis fueron sacados de civilizaciones paganas y los introdujeron en las mentes de toda la población alemana, creando una especie de secta en todo el país.

En dichas expediciones, le siguieron el rastro a las historias de los Guerreros Templarios, quienes se decía habían escondido el Santo Grial entre las cuevas llenas de nieve en la parte sur de Argentina, para que nadie las encontrara.

La última hipótesis, es relacionada con la invitación del Gobierno Argentino a los refugiados de la segunda guerra mundial 

Imagen: Ba Expats

Desde la década de los 50s, muchos alemanes llegaron al país sudamericano, después de la segunda guerra mundial, entre ellos muchos ex agentes y militares de alto rango como Adolf Eichmann  teniente coronel de las SS y responsable de los operativos de traslados de judíos a los campos de concentración, quienes salieron de Europa presuntamente con identidades falsas que les había otorgado el vaticano.

Fue en la Presidencia de Juan Domingo Perón, que el país se llenó de refugiados alemanes, principalmente en Bariloche, quienes a su llegada crearon empresas financiadas por los nazis; estos a su vez llevaban una vida tranquila, sin que nadie supiera su verdadero origen, incluso hay quien cree que Hitler murió en Bariloche en un hotel llamado Bellavista.

Quizá esta influencia de ex soldados nazis, hayan llegado los artefactos de los cuales hoy estamos hablando.

¿Y tu cómo crees que hayan llegado estos artefactos a la Argentina?