Senado de Argentina rechaza legalizar el aborto

LNR.– La polémica votación en el Senado de Argentina donde no fue aprobado la legalización del aborto destacó la abstención de dos senadores y uno estuvo ausente de un debate histórico que se extendió durante más de 14 horas y que fue seguido fuera del Parlamento por una multitud de personas pese a una tormenta de lluvia y viento en Buenos Aires.

Al finalizar la sesión, este 9 de agosto de 2018, un pequeño grupo de manifestantes situados entre quienes respaldaban la interrupción voluntaria del embarazo provocó algunos incidentes frente al Parlamento, que la policía dispersó arrojando gases lacrimógenos.

El voto en contra del aborto legal fue celebrado con fuegos artificiales por miles de manifestantes a favor de la consigna “En defensa de las dos vidas”.

Al ser rechazada por los senadores, la iniciativa que contemplaba la interrupción voluntaria del embarazo no podrá ser tratada nuevamente en el ámbito legislativo hasta 2019.

Manifestantes argentinas a favor del aborto. Manifestantes argentinas a favor del aborto.

La Cámara de Senadores ni siquiera consideró la posibilidad de introducir cambios al proyecto aprobado el 14 de junio por los diputados. De haberlo hecho, la iniciativa habría regresado a ese recinto para un nuevo análisis de esas modificaciones.

El presidente, Mauricio Macri, había habilitado la discusión parlamentaria del aborto legal cuando inició en marzo el período de sesiones legislativas.

Este miércoles, antes de comenzar la sesión en el Senado, Macri afirmó: “No importa cuál sea el resultado, hoy ganará la democracia”. Durante cuatro meses los diputados y senadores argentinos debatieron la iniciativa, que contó con el aval de cientos de organizaciones sociales y feministas y el rechazo de la Iglesia Católica y otras
religiones.

Pañuelos verdes y pañuelos celestes

Las deliberaciones fueron seguidas en las calles del país por multitud de personas. La Plaza de los Dos Congresos, ubicada frente al Parlamento, quedó dividida en dos: de un lado el sector “verde”, el color que identifica a los defensores del aborto legal, y el “celeste”, usado por quienes están en contra.

El debate sobre la legalización del aborto en Argentina concitó también la atención en diferentes países: 40 ciudades en el mundo fueron escenario este miércoles de manifestaciones de mujeres en favor de la aprobación de la iniciativa.

Organizaciones humanitarias, entre ellas el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer y Amnistía Internacional, habían recomendado al Estado argentino garantizar el acceso de las mujeres al aborto legal y sin riesgo.

La Iglesia católica, en tanto, organizó misas en sus templos y pidió a sus fieles salir a las calles a expresarse en contra.

En Argentina actualmente se permite el aborto sólo en caso de violación o riesgo de vida para la madre. Sin embargo, cada año se realizan unos 354.627 abortos, según estimaciones oficiales divulgadas por el ministro de Salud, Adolfo Rubinstein.

Otras estimaciones no oficiales señalan que anualmente se practican cerca de 500.000 abortos clandestinos. Las complicaciones por abortos son en tanto la principal causa de mortalidad materna.

Proyecto no podrá presentarse sino hasta 2019

Por haber sido finalmente rechazada, la iniciativa no podrá ser presentada nuevamente para su tratamiento parlamentario hasta el próximo año.

“Que nadie se deje llevar por la cultura de la derrota. Bravo, chicas, ustedes han levantado alto el honor y la dignidad de las mujeres argentinas”, dijo en su intervención Fernando ‘Pino’ Solanas, senador de Proyecto Sur.

Un mensaje similar lanzó Miguel Ángel Pichetto, jefe de la bancada del Partido Justicialista, histórica formación peronista.

“Más temprano que tarde, en un día seguramente más luminoso que este día gris y triste de lluvia, las mujeres van a tener la respuesta normativa que necesitan, salir de la brutalidad del estado, de la penalización sobre el avance de un hecho dramático”, consideró, en referencia al problema de los abortos clandestinos.

Si bien el proyecto no ha prosperado, muchos de los legisladores valoraron que esta haya sido la primera vez que la iniciativa de aprobar el aborto llega tan lejos: hasta seis veces se había llegado a presentar en el Congreso, pero ni siquiera se llegó a debatir.

“Un problema de salud pública”

“El aborto es siempre una tragedia, lo que hace es sumarle a la mujer una nueva herida más. (…) Legalizar el aborto es admitir lisa y llanamente el fracaso del Estado”, remarcó la legisladora Silvia Elías de Pérez, de la Unión Cívica Radical, que integra el bloque gobernante Cambiemos.

En su opinión, al igual que la de muchos de los contrarios a aprobar el texto, el proyecto es “inconstitucional” por no velar por la vida del bebé, y defendió la puesta en marcha de “políticas públicas activas” de educación sexual.

El también oficialista Luis Naidenoff, que estaba a favor del texto, se mostró “convencido” de que se trata de “un problema de salud pública” por la cantidad de mujeres que muere al año por los abortos ilegales, y porque el camino punitivo para frenar y evitar los abortos “fracasó estrepitosamente”.

Entre los peronistas contrarios al proyecto estaban Adolfo Rodríguez Saá, uno de los cinco presidentes que tuvo el país en 11 días, durante la grave crisis de diciembre de 2001.

En su opinión como “católico, apostólico, romano”, la vida es desde el momento de la “concepción”, y “no hay interpretación” porque es “lo que dice la ley”.

Fuente: DW