La obsesión de Carlos Joaquín por el mando único en Quintana Roo topa con pared ante nueva estrategia de López Obrador

Presidente López Obrador y Carlos Joaquín

LNR.- El estado de Quintana Roo afronta su peor crisis histórica en materia de seguridad pública. Las cifras son alarmantes, datos actualizados durante el mes de octubre de 2018 señalan que han sido asesinados 458 hombres y mujeres en el Municipio de Benito Juárez, mientras que en Playa del Carmen la cifra es de 70 asesinatos según información de La Jornada Maya.

En ese contexto de violencia, el Gobernador Carlos Joaquín González busca desesperadamente imponer el mando único en las agrupaciones policíacas del estado de Quintana Roo, para ello designó a Jesús Alberto Capella Ibarra como titular de la Secretaría de Seguridad Pública. Cabe destacar que Capella se desempeñó como comisionado de seguridad en el estado de Morelos durante la administración de Graco Ramírez, donde recientemente el nuevo comisionado, José Antonio Ortiz Guarneros desmintió cifras de Capella y Graco donde aseguraban que existían más de cinco mil policías que conformaban el mando único, siendo que apenas cuentan con mil 600 elementos según información de Proceso.

Alberto Capella y G. Carlos Joaquín

Alberto Capella ha sido criticado por sus excentricidades y la por la falta de resultados tangibles en materia de seguridad pública a más de dos meses de realizado su nombramiento según publicó Por Esto. Recientemente el nuevo funcionario intento la compra del mítico vehículo blindado “La Mamba Negra” con un costo de siete millones de pesos y fue visto llegando en helicóptero privado en una reunión de seguridad pública con el gobernador, situación que también generó críticas al considerarlo ostentoso.

El primer Municipio en ceder el control de mando fue Benito Juárez a través de una votación de Cabildo, esta situación desató una sublevación de los policías donde inclusive fue expulsado de las instalaciones al encargado de despachoJesús Pérez Abarca. Posteriormente fueron detenidos 16 policías municipales e ingresados al Cereso por delito de motín según información de Quadratín.

Mientras tanto, en el Municipio de Solidaridad, la presidenta municipal Laura Beristain se encontró con un “albazo” de Cristina Torres, misma que entregó el control de C4 al gobierno estatal de Carlos Joaquín antes de comenzar la transición de gobierno, sin embargo, la edil de Morena se ha manifestado en contra del mando único en Solidaridad y logró mantener como encargado de despacho al Comandante Martín Estrada en la Secretaría de Seguridad Pública Municipal después de un tenso cabildeo al inicio de su administración entre López Mena y Alberto Capella.

M. Estrada, L. Beristain, Fco. López y A. Capella

Por su parte, el nuevo titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, Alfonso Durazo, aseguró que el Mando Único no mejora el desempeño de los policías, por lo que antes se debe dar prioridad a la capacitación y profesionalización de los uniformados según información del Heraldo de México.

Alfonso Durazo detalló que la nueva SSP estará integrada por las subsecretarías de Seguridad Pública, y otra de prevención y vinculación con estados y municipios, además que no desaparecerá la Policía Federal.

Por su parte, Andrés Manuel López Obrador apunta por la creación de una Guardia Nacional conformada por el Ejército y la Marina con un enfoque amplio para garantizar la paz y la tranquilidad atendiendo funciones de seguridad pública, pues aseguró que actualmente solo se cuentan con 20 mil elementos de la Policía Federal para atender la “situación grave de inseguridad que se tiene en el país”.

Presidente Andrés Manuel López Obrador

En síntesis, el plan de imponer el mando único en Quintana Roo impulsado por Carlos Joaquín y Alberto Capella tendrá su primera prueba de fuego en el Municipio de Benito Juárez donde se presentan los más altos índices de violencia, mientras el Gobierno Federal comienza con la nueva estrategia de seguridad pública coordinada por Alfonso Durazo.