Crisis humanitaria silenciada, 500 mil personas migran cada año del Triángulo Norte de Centromérica: MSF

LNR.- En el denominado Triángulo Norte de Centroamérica –formado por Guatemala, El Salvador y Honduras– afronta una “crisis humanitaria” que está obligando a huir de la violencia y la pobreza a cientos de miles de personas, quienes se encuentran con una situación similar al llegar a México, en un fenómeno que ocultan los gobiernos de la región, afirmó ayer la organización Médicos Sin Fronteras (MSF).

En la presentación del informe; “Forzados a huir del Triángulo Norte de Centroamérica: una crisis humanitaria olvidada”, realizada este jueves en el Museo de la Memoria y Tolerancia de la Ciudad de México, Marc Bosch, director de operaciones de MSF en América Latina, detalló que, de acuerdo con los estudios de la organización, unas 500 mil personas salen cada año del Triángulo Norte, considerada como una de las zonas más peligrosas del mundo, donde ocurrieron 150 mil homicidios en los 10 años recientes, según información de La Jornada.

Las cifras expuestas señalan que 56 por ciento de los migrantes salvadoreños y 45 por ciento de los hondureños sufrieron la muerte violenta de un familiar en los dos años anteriores, y un tercio de todos ellos padeció alguna agresión física, sobre todo por parte de pandilleros o maras.

Los migrantes indocumentados al arribar a México encuentran un escenario de vejaciones y violencia, donde 68 por ciento de las personas entrevistadas por MSF dijo haber sufrido algún tipo de agresión durante su tránsito por el país, incluidos secuestros, extorsiones, violaciones sexuales y tortura.

Entre 2013 y 2016, Médicos sin Fronteras atendió 33 mil consultas de migrantes en territorio mexicano, de las cuales 75 por ciento están relacionadas con el desgaste físico de caminar durante horas a la intemperie, y el resto por las lesiones causadas de forma intencional por delincuentes o funcionarios de gobierno.

Las autoridades de salud de México suelen negar atención a los migrantes indocumentados o los delatan ante las autoridades de migración para que sean detenidos y expulsados, esta situación ha provocado que 60 por ciento de ellos decida no solicitar ayuda.

La magnitud de esta crisis humanitaria no es reconocida por gobiernos de la región y existe estrategia para erradicarla y atender a las víctimas, por lo que permanece como un fenómeno “invisibilizado”, lamentó Bosch.