¡“Pinche” gasolina tan cara!

Columna: Xláj-opinari (Xláj, del maya: de modesta calidad y opinari: del latín : opinión)

Hoy camino del trabajo hube de detenerme a cargar gasolina. Mi vehículo es veterano de diez años y hace varias semanas que he ido demorando la visita al mecánico para realizarle cambio de aceite y filtro, hecho que no favorece el ahorro del indispensable y caro combustible.

Mientras esperaba turno, reflexionaba sobre el tema de la liberalización del precio de las gasolinas y las razones del porqué lo hiciera el gobierno federal. $500.00 pesos me abastecieron de 28.571 litros, “el precio de vivir en Quintana Roo”- pensé- esto en referencia a que tenemos una de las gasolinas más caras del país, en base a la lejanía geográfica de los centros de distribución… También manifestaron que el precio bajaría con la apreciación de la moneda mexicana…

Los trabajadores de la estación de servicio bromeaban entre ellos y uno gritó a su compañero – Huachicolero, da los “chescos” … la respuesta fue ininteligible y me causó risa el mote.

Al llegar a la oficina, el tema era el reportaje de “Primero Noticias” de Carlos Loret de Mola sobre el robo de combustible por la mencionada banda, reportaje muy completo y que la Televisora de San Angel presentó en exclusiva.

El video realizado por unidades de inteligencia del Ejército y Policía federal muestra imágenes de un dron militar donde se observa familias completas remojadas hasta la cintura en “albercas” del hidrocarburo altamente inflamable, exponiendo la vida para ganarse unos pesos. Madres con sus hijos se coluden para llevar dinero a la casa. En la mayoría de los casos el padre se fue al “gabacho”. Hay que buscarle…

El titular del noticiero, para matizar la situación económica de las comunidades donde se da el robo, refiere que el 44 por ciento de los habitantes de las comunidades por donde pasan las tuberías son beneficiarios de programas federales como Prospera, Liconsa, Diconsa, etcétera, lo que es sinónimo de pobreza y de voto duro.

Lo que omitió mencionar Carlos Loret, es el hecho de que dichos programas han sido moneda de cambio de las administraciones federales para sojuzgar a los más necesitados y pedir el voto, caso particular el Estado de México donde buscan encumbrar a Del Mazo, el primo del Peña. Lucran con la pobreza que han creado.

Es Impresionante la logística que se ha desarrollado alrededor de este fenómeno. La larga fila de camiones haciendo turno para cargar el líquido robado de los ductos de la petrolera estatal parece interminable. Los presentadores calculan 140 vehículos, con capacidades de almacenaje diferente.  Siendo conservadores, diez mil litros promedio de gasolina por vehículo, multiplicado por ciento cuarenta camiones arroja ¡UN MILLÓN, CUATROCIENTOS MIL LITROS!  En cuanto a la cantidad total de litros extraídos de manera ilegal, ha de considerarse que la imagen es de un solo día de la semana y a determinada hora… las cifras totales son incalculables.

Pero es por eso, y otras causas como la nula inversión en infraestructura petrolera es que el combustible es tan caro acá donde usted y yo tenemos que comprarlo. Pensar que no nos afecta lo que ocurre en el llamado “triángulo rojo” es un error. Nos está jodiendo la vida esta fechoría.

Entre “huachicoleros”, los empleados de Pemex que filtran la ubicación de los ductos, las autoridades de los municipios donde se comete el hurto, los legisladores que ayer decidieron posponer para septiembre la resolución del tema en el Senado y desde luego Rafael Moreno Valle, el tapado de nuestro gobierno estatal (léase Juan Vergara y Sefiplan), porque es durante la gestión del susodicho, al frente del gobierno de Puebla, que florece este sucio negocio. ¡Nos hacen pagar la gasolina más cara del país!