La difícil tarea de servir al pueblo de Cozumel

0
1
Imagen: IQ Cancun

Columna: Xláj-opinari: Xláj, del maya (de modesta calidad) y opinari, del latín (opinión)

Golpeada consuetudinariamente por las “plumas” mercenarias que abundan en Quintana Roo, la Presidente Municipal de Cozumel, Perla Tun Pech, ha tenido que desarrollar al máximo su sentido de supervivencia e improvisación para poder llevar a cabo el compromiso que adquirió con la ciudadanía de la ínsula.


El acoso hacia su persona y acciones por la prensa “chayotera” es tal, que se ha visto obligada a recurrir a las redes sociales para poder comunicarse con sus gobernados. ¡Manténgase en ese orden, no les pague señora!
Valiente, comprometida, resuelta, la avecindada en la popular Colonia “Emiliano Zapata” plantó cara a las huestes de Félix González y al opresor sistema del Gobierno del Estado. Miren que mandar auditorías a la administración de Tun Pech, cuando a las administraciones “opositoras” y fraudulentas del revolucionario institucional le aprobaban todo, con amigos así…

Perla confía en salir airosa. Confía en que el pueblo se atreva a sacudirse el yugo que por décadas ha impuesto la oligarquía cozumeleña. Es el pueblo de Cozumel quien debe manifestar su apoyo a Perla para que no regresen al poder los sinvergüenzas que se robaban todo. Ya lograron echarlos, no permitan que regresen. Al Senador González aún le duele haber perdido todas y cada una de las casillas electorales.

A la munícipe se le puede criticar su tono ríspido al enfrentar los ataques verbales a los que es sometida en las sesiones de Cabildo. Se le agradece, sin embargo, que vapulee al regidor José Luis Chacón Méndez, ese que se ha convertido, ante la inutilidad de los otros regidores de oposición, en portavoz de los adeptos al repudiado PRI. El refrán dice: “En el país de los ciegos, el tuerto es rey”.  El regordete edil lanza ataques contra todo lo que Tun Pech proponga y diga. Aprovecha para proyectarse.

Por su parte, María Fernanda Vargas González y Georgina Ruiz Chávez, también regidoras priistas, son meramente parte de la escenografía. Entre bostezo y bostezo sobreviven las dos sesiones mensuales que la ley obliga a realizar a los Cabildos. “Incapaces e insensibles de aprovechar la oportunidad que la vida les brinda de servir a la sociedad isleña, correligionarios o no, esperan instrucciones de los “cerebros” de su partido, los que les dictan la línea de como joder al pueblo que juraron defender”.

 

Es solamente Chacón Méndez, con su voz chillona, quien increpa todo lo que la alcaldesa diga en vano afán de trascender. Sabe de buena fuente, aunque no pierde la esperanza, que Félix González nunca permitirá que sea Presidente Municipal de la isla. Al Senador le importa mucho la apariencia física, ¡sigue tragando Chacón!

 

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta