¿Para qué tantas preguntas? si ya sabían…

0
28

Columna: Xláj-opinari: Xláj, del maya (de modesta calidad) y opinari, del latín (opinión)

Los diccionarios definen la palabra Decepción como la insatisfacción que resulta de las expectativas sobre un deseo o persona, que no se cumplieron. Las expectativas eran que Carlos Manuel Joaquín GONZÁLEZ representaba el cambio.

La Decepción…

Fue tan fuerte el ataque del Cártel mediático del gobierno Borgista, al entonces candidato de la “oposición”, que la ciudadanía tomó partido por el que era víctima del aparato gubernamental. La gente clamaba por un cambio y Carlos Joaquín convirtió el sentir ciudadano en su estandarte.
No se requirió de un genio entre sus asesores poblanos, la apuesta era sencilla, Uno más uno da… y sirvió a los fines deseados, convertir al “enemigo” del repudiado “Betito” en la esperanza del electorado.

Pero de cambio, ni de ropa tal vez. El Congreso baila al son que toca el gobernador y el Poder Judicial está a nada de ser totalmente controlado, falta únicamente deshacerse de Fidel Villanueva. El “Pájaro Loco” ya empacó sus tiliches y se ira por la puerta trasera a disfrutar de lo mal habido. Impunes quedarán todas las fechorías y latrocinios cometidos por este desgraciado.

Ya con el control de los tres poderes, esta pandilla de rateros se dedicará a lo que planearon, a lo que siempre quisieron. Esto es, a saquear el erario, a cometer abusos, a impulsar las candidaturas de sus favoritos, esos que a futuro serán los que cubran sus trácalas.

La inacción debería ser considerada como delito grave. Durante las campañas, fiel a lo acostumbrado por cualquier político, prometieron encarcelar a sus antecesores, juraron resolver el desorden creado por los Góngora, Borge, Abuxapqui, Castro, Marrufo, Carrillo, Carballo, etcétera, etcétera.  ¿Y, qué pasó?, Inacción total.

¿Qué hace la XV Legislatura? Proyectándose para el siguiente puesto. Emiliano Ramos y Arcila se acomodan para ir a la Presidencia Municipal de Benito Juarez y la diputación federal correspondiente. Chucho “Panucho” Zetina inunda las redes con mensajes, en franca pre campaña por Cozumel (que le avisen a Gaby Angulo). La Beristaín quiere Solidaridad. Marito Villanueva se hará pedazos con el “chino” Zelaya por Othón Pompeyo Blanco. Para Bacalar, Padilla Balam alza la mano. Carrillo Puerto caerá en manos de Esquivel Vargas… Todos quieren continuar “sirviendo” a los quintanarroenses.

¿Y la ciudadanía, esa a la que en Sesión Solemne juraron defender?

Con todo el poder del aparato gubernamental acotado, es hora de hablar de negocios. El tren rápido de Cancún a Tulum, el puente de la Laguna de Nichupté, y si se puede el “Dragon Mart”, están en la mesa de negociación. Seis años pasan volando y hay que asegurase para la vejez.

¿A poco creyeron que eran diferentes?

 

 

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta