El alto riesgo de un estallido social

0
37
Imagen: Proceso

Columna: Dos con botana por Elmi Totero

El PRI se ha encargado de cavar su propia tumba. Pero, cobardemente,  se niega a morir con dignidad, con lo que pone en riesgo la paz social en un país cuyo hartazgo, está llegando peligrosamente al límite…

Imagen: Proceso

Los fraudes electorales en el Estado de México y en Coahuila, que han provocado la indignación de la ciudadanía en todo el país y movilizaciones pacíficas en esta última entidad, representan focos de alerta, pues si la autoridad electoral cómplice y el propio PRI se empeñan en mantener los “resultados” que supuestamente les favorecen, representan un alto riesgo de un estallido social de manera inmediata o a muy corto plazo.

Y es que el pueblo está harto de décadas de demagogia, de corrupción, de saqueo y de impunidad, de manera que la vieja fórmula que por tanto tiempo le funcionó a lo que llegó a ser calificado como “la dictadura perfecta”, de generar la necesidad que después paliaba con migajas en épocas electorales, le dejó de dar resultado.

No es una exageración decir que para un porcentaje cada vez más alto de la ciudadanía, ser priista representa ser un traidor a la Patria. Y esto se puede ver en las redes sociales, portales de internet y en sitios web, varios de ellos liderados por personajes destacados en diferentes ámbitos como los actores Damián Alcázar, Diego Luna y Gael García, por mencionar sólo algunos, y líderes de opinión como Carmen Aristegui y Denise Dresser,   cuya principal consigna es crear consciencia de que, por ningún motivo, se debe votar por el Revolucionario Institucional.

Mientras que, en contraste, las antes grandes cadenas de televisión que han sido los grandes aliados del PRI, Televisa y TV Azteca, son cada vez más repudiados. Cierto es que, a diferencia de antaño, el gran fenómeno que son las redes sociales le han dado al pueblo la posibilidad de expresar su sentir. Es un hecho que el actual Presidente de la República Enrique Peña Nieto es casi con toda seguridad el más odiado de la historia, tanto por su ineptitud como por los actos de corrupción que ha perpetrado, al igual que su esposa Angélica Rivera.

Además de la larga lista de ex Gobernadores y altos funcionarios como Yarrington, Moreira, Andrés Granier,  Javier Duarte y Roberto Borge que han saqueado las arcas públicas y atentado contra el patrimonio de sus estados, que le han abonado de manera importante al repudio de la población hacia el partido que los llevó al poder.

Lo que ha provocado que la ciudadanía se lo cobre en las urnas, aunque a base de triquiñuelas, el viejo dinosaurio se obstina en aferrarse al poder y se niega a ser enterrado en la tumba que él mismo cavó, potenciando el riesgo de que el pueblo decida recurrir a otras vías, para darle, ahora sí,  el tiro de gracia.

 

 

 

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta