Se recrudece la violencia en el Municipio de Solidaridad, ¿y qué sigue?

0
1
Imagen: Facebook Carlos Joaquín

Columna:  Xláj-opinari

LNR. – Se recrudece la violencia en el Municipio de Solidaridad, Quintana Roo y las autoridades mantienen el gastado discurso de que se trata de hechos aislados, esto en un estéril intento por minimizar lo evidente.

Imagen: Facebook Carlos Joaquín

A ocho meses de tomar el cargo, las autoridades municipales y estatales se han visto rebasadas ante la aparentemente incontenible ola de hechos delictivos. En octubre, el discurso cuasi oficial era que no había patrullas ni equipamiento para realizar las labores pertinentes, y debemos decirlo, primordiales, de garantizar la seguridad de la ciudadanía, que vía el sufragio le dio la “oportunidad” a la coalición PAN/PRD,  para llevar los destinos de la administración estatal y municipal, en la búsqueda de cambiar el rumbo caótico que las administraciones priistas convirtieron en tarjeta de presentación, en el caso particular de Solidaridad.

Cierto es, que el flagelo de la violencia provocada por grupos delincuenciales es un problema que ha sentado sus reales a lo largo y ancho de la geografía nacional, como cierto es también que Carlos Joaquín adoptó el discurso de que sería intransigente en el combate al crimen organizado, soslayando el hecho que hacía un compromiso que hoy le demanda cumplir la ciudadanía para que realmente se aplique a resolver este tema que agobia a todos los sectores sociales; al jurar el cargo el 25 de septiembre de 2016, acorde con el protocolo establecido, pronunció el juramento de “…cumplir y hacer cumplir la Constitución y las Leyes que de ella emanen…”, y si no, que el pueblo me lo demande”, y hoy  en efecto el pueblo lo exige y es obligación cumplir con ese encargo pactado en su toma de posesión.

Ayer, entre otros hechos delictivos, hubo un triple intento de homicidio en la zona cercana a conocido centro comercial, con todos los signos de estar ligados al crimen organizado; los responsables de velar por la seguridad ciudadana respondieron con el habitual “son ajustes de cuentas” , al ser cuestionados al respecto.

¿Sabe algo gobernador? ¡No importa la razón! Los habitantes de Quintana Roo, sobre todo quienes radicamos hace muchos años en este estado,  añoramos los días en que la noticia no incluía nota roja de este calibre y en la que las balas no llevan nombre y cualquier ciudadano  puede ser víctima circunstancial de esos eventos.

Quizá habrá que esperar hasta que uno de esos proyectiles lleve las iniciales “CJG”, o peor aún, “CJR”, para tomar medidas efectivas en el combate a la delincuencia.

Aquellos días felices cuando  celebrábamos la caída del régimen de Roberto Borge, han quedado atrás; hoy el gobernador es usted, el responsable es usted, luego entonces el gobernador es el responsable, cual silogismo.

Pareciera que acorde al libro de Carlos Elizondo, “La Silla Embrujada”, el hecho de sentarse en la silla de la oficina del gobernador incluye dosis inagotables de “valemadrina” que permite discurrir por seis años envuelto en una cubierta mágica que evita que los reclamos permeen y les prestemos atención.

Hay un problema gobernador; la ciudadanía a través de las redes sociales ha manifestado y seguirá haciéndolo, la desaprobación hacia su gestión. Usted se ufanaba de lograr registros record de voto, sin tomar en cuenta que los números esos tienen nombre y apellido y  que los votantes queremos resultados reales, ¡LO DEMANDAMOS!

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta