Crisis en Medio Oriente y Estados Unidos le vende a Qatar 12,000 mdd en equipo militar

Imagen: Global Village

LNR.- Es importante señalar que el conflicto en Medio Oriente comienza por los señalamientos sobre Qatar como presunto financiador de grupos radicales o terroristas, motivo por el que Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Bahréin anunciaron la ruptura de relaciones diplomáticas con Qatar y ordenanaron el cierre de las fronteras terrestres y del espacio aéreo y marítimo a los medios de transporte de ese país, según información de El País.

Apenas hace diez días que el Presidente Donald Trump en su gira por medio oriente, mandó señales a sus aliados con respecto a Qatar, no obstante, Washington no ha abandonado su gran base militar que tiene dentro del pequeño país con grandes reservas de  petróleo. 

Hoy se dio a conocer por el pentágono que Estados Unidos le ha vendido 12.000 millones de dólares en tecnología de punta, entre estos 36 F-15, el caza más avanzado  que Estados Unidos que ya anteriormente este tipo de aviones les había vendido a Arabia Saudita, con el  motivo o pretexto de aumentar la cooperación en materia de seguridad entre estos dos países.

La realidad entre los tratados de Qatar y los E.U., no son una novedad, sin embargo, adquiere importancia por el intento de aislamiento que estratégicamente ha emprendido el gobierno de Trump y sus aliados para dejar atrapado a Qatar.

A finales de los noventas, el Jeque Hamad, padre del actual Emir, ofreció a EE UU las instalaciones, para garantizar la seguridad frente a sus dos grandes vecinos, Irán y Arabia Saudí, situación que los Estados Unidos han aprovechado.

Los intereses de Washington

La clave para Washington en la región, es la gran base aérea en el desierto de Qatar, en el que se encuentra el mando central del ejército estadounidense, de donde se dirigen las operaciones contra el Estado Islámico (EI), desde esas instalaciones despegan a diario los aviones que bombardean a Irak, Siria y Afganistán como sucediera hace dos meses con la “madre de todas las bombas”.

En esta base hay 11.000 soldados estadounidenses desplegados, casi el mismo número de soldados en todo Qatar, con la ventaja añadida de que el pequeño país no sólo no cobra alquiler, sino que ha contribuido a la mejora de las infraestructuras, incluida la segunda pista que se construyó a partir de 2008.