La cerrazón de AMLO favorece al PRI

0
1
Imagen: Veracruzanos.info

Columna: Dos con botana, por Elmi Totero

Imagen: Veracruzanos.info

Con la mesa servida para darle el tiro de gracia al PRI en el 2018, únicamente falta combatir la cerrazón de Andrés Manuel López Obrador para entender que la vía más fácil para el exterminio de este repugnante ente, es la conformación de una gran alianza.

La coyuntura está dada, el repudio hacia todo lo que huela a PRI, es cada vez más generalizado a medida que se sigue destapando toda la inmundicia generada por Roberto Borge, Javier Duarte, el propio Enrique Peña Nieto y demás “angelitos”. De hecho, la gente ya no se esconde para expresar que su hartazgo ha llegado al límite e inclusive personal que conforma instituciones federales patentiza su repudio hacia el Gobierno Federal, como se demuestra en un vídeo en el que Marinos le dicen en su propia jeta a Peña Nieto que es persona non grata.

Pero a pesar de que el gran dinosaurio está malherido,  es ingenuo pensar que se va a resignar a morir sin dar pelea con sus armas tradicionales como el clientelismo, la compra de votos,  que aunque viejas y oxidadas, siguen funcionando. En ese sentido, la lección del Estado de México es contundente, pues los números son fríos y no hay que ser Pitágoras para entender que si la candidata de MORENA, Delfina Gómez, hubiera hecho alguna alianza formal con cualquier partido, el triunfo hubiera sido “pan comido”.

De manera que hay que darle la lectura correcta a las cifras oficiales que arrojó ese proceso electoral, que demuestran que a pesar de que el llamado “voto duro” del PRI se ha debilitado de manera muy importante y sus aliados tradicionales el Verde Ecologista y el PANAL no le aportan prácticamente nada, un escenario sin una gran alianza le da al Revolucionario Institucional las armas suficientes para consumar otro gran fraude.

En virtud de que el asunto es conseguir un triunfo contundente tanto en la contienda por la Presidencia de la República como en la conformación de las Cámaras del Congreso de la Unión, para que el PRI no tenga el menor margen de maniobra para que después se convierta en el principal obstáculo para que se lleven a cabo las Reformas Constitucionales que permitan su exterminio.

Es por estas y otras razones, Andrés Manuel debe entender y asumir que debe dejar de lado sus deseos personales por el bien del país y apoyar la conformación de una gran alianza que bien pudiera ser encabezada por él mismo o por quien goce de mayor respaldo popular, porque está más que claro que el enemigo común es uno sólo y se llama Partido Revolucionario Institucional. La historia nos regala muchísimos ejemplos de que personajes, partidos y hasta países antagónicos, se han aliado para derrotar a enemigos comunes. Basta recordar a Estados Unidos y la entonces Unión Soviética cuando Adolfo Hitler se había convertido en la gran amenaza para el mundo. Ojalá, por el bien de México, que quien es visto como un gran caudillo, no termine siendo quien le permita al gran tirano continuar oprimiéndonos.

 

 

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta