El Secretario de Gobierno de facto en Quintana Roo, el negociador…

0
52
Imagen: Twitter Miguel Ramón Martín

   Columna: Xláj-opinari: Xláj, del maya (de modesta calidad) y opinari, del latín (opinión)

El Secretario de Gobierno de facto en Quintana Roo, el negociador…

Imagen: Twitter Miguel Ramón Martín

Conforme las hojas del calendario de junio de 2017 son arrancadas para mantener la fecha correcta, la maquinaria de la Fiscalía General del Estado se ve forzada a aumentar su ritmo de trabajo. Este trabajo no es en búsqueda de atacar el alto rezago de expedientes, lo que sería muy encomiable.

Por el contrario, la labor que están realizando los abogados del “pueblo quintanarroense” es digna de engrosar los registros de los libros de récords. ¡Están trabajando por adelantado!

Esto será seguramente “trending” internacional en un par de horas y obligará a las Cortes de los países de primer mundo, que se jactan de sus sistemas judiciales, a enviar gente a aprender las técnicas que inventó el Fiscal Pech Cen para tratar de emular estos logros. No todos tienen la fortuna de tener alguien tan eficiente que vele por sus intereses. Bendito Quintana Roo y su “Gobierno del Cambio”.

Lo anterior se establece, porque ante la eventual judicialización de las carpetas llevadas ante la Procuraduría General de la República (no sé porque aún no es Fiscalía), en contra de varios de los abnegados servidores públicos de la administración del célebre preso número 236 de cárcel panameña, la “justicia” estatal trabaja para adelantarse a su contraparte federal y “detener” a tan apreciables personajes, para evitar acciones penales que los pondrían tras las rejas por más tiempo. Sobra decir que el Estado los acusa de cargos que les permitirán salir libre bajo fianza. Nuevamente nos la aplican y aprovechan la coyuntura para extorsionar a estos rateros.

Tres casos que conjugan lo peor que se realizó en la era “Borgiana” son los que analizamos. Hay más, pero estos son los más representativos. Las señales son inequívocas y pronto harán los anuncios de las detenciones.

Mauricio Góngora está negociando la millonaria cantidad que pagará por su proceso. Entre estira y afloja y conforme avancen los días su resistencia cederá ante la urgencia de los tiempos; el negociador lo sabe y lo está disfrutando. A Mauricio le van a quitar un buen pellizco. No le cae bien al negociador, es personal.

Juan Pablo Guillermo Molina lleva su caso con mayor certeza. Él negoció hace más de un año al filtrar información al equipo Joaquinista, misma información que les permitió atacar a Góngora durante la campaña. Mezquino, Guillermo Molina se preocupó por salvar su “trasero” y utilizó la información que Roberto Borge había acumulado para sus frustrados planes de hacer su sucesor a José Luis Toledo. Ese “Chanito” que hoy reniega de él. El mundo de la política… Usted lector recordará los reportajes sobre la administración municipal de Solidaridad que inclusive tuvieron difusión a nivel nacional.

Juan Pablo se va a entregar y saldrá rápido y conservando la mayor parte del “fruto” de su trabajo. El negociador se siente frustrado, pero la orden es no apretarle demasiado.

Eliezer se largó. Se presume que al Líbano, país donde México carece de tratado de extradición. La ascendencia de su mujer le permitió dar el paso de manera fácil. Dos sexenios en puestos claves le permitieron amasar una fortuna que compite con las de Borge y su mentor Félix. Posiblemente la Interpol los detenga en el futuro. Cuándo así sea, lo celebraremos acá en Quintana Roo.

Habrá más detenciones para que la FGE y el Gobierno de Carlos Joaquín puedan dar visos de legalidad a su gestión. “Es mejor un buen arreglo, que un mal pleito”, es el adagio seleccionado para la columna de hoy que está hecho a la medida para el caso.

Para responder la pregunta que queda en el aire, el negociador es nuestro Secretario de Gobierno de facto, el mismísimo Jefe de la Oficina del Gobernador, Miguel Ramón Martín Azueta.

 

Imagen: Periodistas Quintana Roo

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta