Autodefensas, respuesta a la incompetencia o complicidad del Gobierno con los grupos delincuenciales

0
37
Imagen: La Voz de Durango

Columna: “Dos con botana”

Los primeros pasos para la conformación de una agrupación para frenar la creciente ola de violencia e inseguridad que se vive en Quintana Roo, no es más que el reflejo del hartazgo de la ciudadanía ante la situación de indefensión en que se encuentra, ante la incompetencia o complicidad de las autoridades…

Imagen: La Voz de Durango

En otras palabras, significa que un grupo de ciudadanos asume la responsabilidad que le corresponde al gobierno de proteger su integridad y su patrimonio, sin que, a nuestro entender, implique un llamado a contrarrestar violencia con más violencia, como lo insinúa el Ejecutivo Estatal a través del boletín emitido por su oficina de Comunicación Social, para tratar de confundir a la opinión pública.

Por eso consideramos oportuno hacer algunas precisiones acerca de este movimiento que encabeza un grupo de empresarios quintanarroenses, que como cualquiera que ve afectado o en riesgo el patrimonio que con tanto esfuerzo forjó, trataría de defender o proteger ante la falta de resultados de quien adquirió la responsabilidad de hacerlo al momento de asumir el cargo por el que nadie lo obligó a contender.

Creemos que uno de los argumentos en los que se centra la estrategia del Gobierno del Estado y algunos de sus paleros para tratar de confundir a la opinión pública, es que en otras partes del mundo, como en Colombia,  para ejemplificar de manera más precisa, surgieron agrupaciones para contrarrestar la delincuencia, que terminaron por convertirse en peores delincuentes que los que motivaron su conformación.

La gran diferencia, es que los movimientos que encabezaron algunos siniestros personajes como los hermanos Castaño, fueron eminentemente bélicos, además de que se dieron en un entorno con algunas similitudes con las que se registran actualmente en Quintana Roo, la principal de ellas la incapacidad del Gobierno para resolver el caos en el que se encontraba ese país sudamericano,  pero también con marcadas diferencias, pues se encontraba atrapado entre grupos delincuenciales y la guerrilla.

Mientras que aquí, el llamado es a organizarse como sociedad civil, solidarizándonos unos con otros para evitar que los grupos delincuenciales, presumiblemente con la venia del propio gobierno, nos lleven a un punto de caos.

El otro argumento que esgrime la administración estatal, es que este tipo de situaciones no se resuelven de la noche a la mañana y apenas llevan nueve meses de administración, pero habría que puntualizar que no sólo no hay visos de que vaya resolverse, sino que por el contrario, esta problemática se agudiza día con día.

De manera que a la hora de tomar dos con botana, se comenta que la verdadera incitación a la violencia, es la incompetencia para combatir la inseguridad de manera institucional, ni dar señal alguna de investigar o separar de su cargo a funcionarios del mismo Gobierno,  quienes es un secreto a voces que están coludidos con los grupos delincuenciales.

Imagen: El informador

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta