Pedro Canché, el mercenario Joaquinista disfrazado de periodista maya

   Columna: Xláj opinari , Xláj, del maya (de modesta calidad) y opinari, del latín (opinión)

La irresponsabilidad de que acusan a Carlos Mimenza, por convocar a la gente a organizarse de forma pacífica, a través del modelo de autodefensas ciudadanas, devino en la presentación de glamorosa reunión en Cancún, contando con la presencia de los “lideres” económicos del Estado de Quintana Roo y hasta del gobernador Carlos Joaquín GONZÁLEZ (con mayúscula, para recordarle su parentesco con Félix) fortaleció un fenómeno impensado.

Imagen: Ilustrativa, original facebook Pedro Canché

Por un lado, está la gente “de a pie” (la gran mayoría), que está hasta la madre del gobierno de cualquier orden, y por otro lado, los empresarios que se sienten amenazados en relación a los cambios que se están gestando, mismos que pueden significar un cargo a sus bolsillos cuando tengan que pagar sueldos y prestaciones más justas.

Todas las artimañas conocidas se están utilizando. La guerra mediática, en ocasiones con argumentos ridículos, está desatada. Algunos escriben dentro del límite de lo creíble, otros que son faltos de imaginación repiten la “cantaleta”: ¿por qué no denunció antes a sus amigos? (jodidos) y aprovechan para renegociar sus “convenios”.

El caso que raya en lo patético tiene nombre mestizo: Pedro Canché HERRERA, quien logró revivir su alicaído portal noticioso, cuando en el mismo portal, a pocos días de iniciada la “administración Joaquinista”, insultó a la primera dama del Estado y aquella encolerizada, le exigió a su marido, el gobernador, resolver el asunto. Resultado, el convenio adjunto en beneficio del mercenario mediático.

    

Canché odia a todo el mundo y odia a Mimenza y no duda en demostrarlo. Pero es un tipo taimado, tiene la astucia de la gente sojuzgada, si, él también ha sido humillado y vejado, pero su “convenio” es más dinero del que jamás soñó ganar y eso lo convirtió en un traidor del pueblo. Canché no es el “periodista maya” que quiere hacer creer al público. Esa connotación de periodista indígena perseguido durante el “Borgismo” le ha servido para abrirse puertas por compasión, en el mundo de la comunicación.

Sin embargo, cuando Canché HERRERA expresa su odio, lo dice cerca de los que pagan y se ofrece como la solución para acabar con el movimiento del empresario, usando su “poderoso perfil de Facebook” con 4,271 seguidores y cualquier medio a su alcance, aunque sea denostando de manera falaz el señalamiento de que un “Autodefensa” llama a tomar las armas contra el gobierno.

La realidad es que Carlos Mimenza ha construido una red orgánica de más de 100 mil seguidores en redes sociales, mismos que apoyan su visión y la propuesta para conformar las autodefensas ciudadanas sin características violentas.

Luego entonces, cuando lo expresa un medio “chayotero” ¿ya no necesitan reunirse los empresarios “preocupados” por la seguridad de sus inversiones? Porque eso es lo único que les importa ¿Es mejor promover los movimientos armados como hace Canché, que la sugerencia de grabar a funcionarios en actos de corrupción?

Sus métodos son como el “gobierno del cambio”, totalmente fallidos. La gente le pregunta a Canché HERRERA el porqué de sus críticas a la propuesta de combatir la impunidad de los funcionarios y no da respuestas, pero los $100,000.00 pesos que recibe mensualmente son la única razón.