¿Por qué nadie apoya a Perla Tun Pech en la exigencia de justicia?

   Columna: Xláj opinari , Xláj, del maya (de modesta calidad) y opinari, del latín (opinión

La alcaldesa de Cozumel, Perla Tun Pech, tiene razones sobradas para estar indignada. Los diputados de la XV Legislatura están haciendo de las suyas y van demorando el juicio político en contra de su antecesor Fredy Marrufo, a pesar de que se presentaron pruebas suficientes para proceder en su contra

Imagen: Facebook Perla Tun

Lo que más indigna a los habitantes de la isla más grande de Quintana Roo, es que los diputados locales Gabriela Angulo Sauri y Jesús Zetina Tejero, contrario a lo que se pudiera esperar, son parte del complot para que el desvergonzado ex Alcalde, salga indemne de las acusaciones que pesan en su contra. Recuerde ciudadano cozumeleño, que alguno de esos dos le va a pedir su voto el próximo año y que hoy, se coluden para proteger a quien es responsable de las carencias y pobre economía de la isla. Usted sabrá a donde mandarlos…

A nivel nacional, se habla de la necesidad de formar alianzas entre partidos para lograr la Presidencia de la República, porque ningún partido por si solo, logra aglutinar suficiente gente. La realidad es que no necesitan aliarse para nada y la situación de Quintana Roo es prueba contunde de esta aseveración. LOS MALDITOS POLÍTICOS SE AYUDAN ENTRE ELLOS, INDEPENDIENTEMENTE DE QUE PARTIDO REPRESENTEN. Una especie de “hoy por ti, mañana por mí” y cáete con una lana para que te ayude. ¡¡¡Que indignante!!!

Para reforzar esa tesis, hagamos una reflexión sencilla. Fredy es priista, es gente cercana a Roberto Borge y fue responsable de hacer los manejos financieros sucios de Félix González. ¿Por qué no lo meten preso?

Él admite tener 22 años viviendo de la ubre estatal, aunque usó la frase “servidor público”. Y su casa de la playa en Cozumel no puede ser pagada con su sueldo. Si su esposa Gina Ruiz aportó dinero al presupuesto familiar, tampoco alcanzaría, porque como Presidente del DIF Municipal cozumeleño no “percibía” ingresos (jajajajajajaja), y ahora como regidora del Ayuntamiento si cobra, pero Fredy estuvo desempleado mientras Félix negociaba su nuevo encargo.

El negocio de renta de trajes “apolillados” y la tienda de ropa, donde seguro ni la renta le paga a su padre, que Marrufo Martín tiene, y que le sirven de tapadera para justificar su modo de vida, no son muy rentables. Entonces que responda, ¿Cómo lo hace?

Por su parte, Perla está tan sola como si aún habitara dentro de un caracol u ostra. Solo le queda su gente, esa gente que la puso en el Palacio Municipal al hartarse de los gobiernos tricolores. Ojalá que la apoyen otra vez para que sea reelecta.

El gobernador que debería apoyarla, no lo hace. Considera a Tun Pech una rebelde, aunque la rebeldía de Perla consiste en no prestarse a la tranzas y, por el contrario, querer cumplir con su misión de servir a Cozumel.

Si los ciudadanos del lugar donde nacieron sus padres y donde habitan muchos parientes de primer grado de CJ, deben pagar las consecuencias de esta pugna, el gobernador no se inmuta, duerme bien, no tiene problemas. Se monta en su avión y vuela a Cancún, Chetumal o su ciudad favorita, Mérida.

Aquella promesa de campaña de usar el avión solo lo necesario, formó parte del discurso de campaña, y las promesas de acabar con Aguakan, meter presos a los bandidos, acabar con la impunidad, etcétera, lo está haciendo al ritmo de Luis Fonsi, despacito…