La ineptitud cómplice de Carlos Joaquín

0
33

   

Columna: “Dos con botana”

Unos cuantos meses le han bastado a Carlos Joaquín González para sumir a Quintana Roo en la peor crisis de inseguridad de su historia, además de arrastrarlo al borde del caos con su incapacidad para cumplir eficazmente con la encomienda por la que tanto pugnó

Imagen: Vanguardia

Quintana Roo se despierta todos los días con el temor de que nueva pendejada va a cometer el incompetente Gobierno que encabeza Carlos Joaquín, cuya torpeza e ineptitud alcanza niveles tan alarmantes, que día con día crece la percepción de que está resultando peor que el que encabezaron los corruptos que lo precedieron.

Bajo ese escenario, en su afán de esconder la basura bajo la alfombra, su área de Comunicación Social lo termina de hundir con los boletines informativos que emite y que son replicados fielmente por los medios paleros a los que ya les llegó al precio, algunos de los cuales resultan tragicómicos, como el que circuló el pasado fin de semana para expresarle sus “condolencias y solidaridad” a los familiares de un mando medio policíaco en Cancún, después de que éste fuera ejecutado.

Mientras el Estado se desangra por los cuatro puntos cardinales sin que el “Gobierno del cambio” implemente alguna medida para cuando menos tratar contrarrestar la creciente ola de inseguridad, el barco joaquinista hace agua por todos lados, pues en el tema del supuesto combate a la corrupción, que se ha convertido en el estandarte de esta administración, las cosas tampoco marchan nada bien.

Para muestra un simple botón, hace unos días el Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo, Fidel Villanueva Rivero,  devolvió 100 hectáreas de tierras que el mismo Magistrado admitió que adquirió de manera irregular, lo cual también se “cacareó” a través de un boletín informativo, pero nuevamente Carlos Joaquín González no movió un dedo para que la cabeza del Poder Judicial en la entidad sea llamado a cuentas, a pesar de que Villanueva Rivero está también involucrado en otros asuntos ilegales como la compra de un terreno valuado en varios millones de pesos también en la isla de las golondrinas, en la irrisoria cantidad de 11 mil pesos.

Pero la cosa no termina ahí, pues Joaquín González no sólo no está combatiendo la corrupción, sino que parece alentarla al interior de su Gobierno y no se sabe que haya tomado acción alguna en torno al tema de las mochilas marca “patito” que entregó como originales la Secretaria de Educación y Cultura (SEyC) que encabeza la ya célebre a nivel nacional “Lady Discapacitados” Marisol Alamilla.

Y hay evidencias de que la corrupción se está dando en todos los niveles, pues en Cozumel, el flamante Delegado de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, Géner Hernández Maldonado, es señalado por extorsionar a ciudadanos a cambio de que se les otorgue un terreno.

Así las cosas, utilizando la misma estrategia de su antecesor, Carlos Joaquín González parece más preocupado por silenciar a quienes exhiben su ineptitud a través de los medios de difusión serviles, que en solucionar la compleja problemática que enfrenta este iluso Quintana Roo que creyó en sus promesas de cambio.

Unos cuantos meses le han bastado a Carlos Joaquín González para sumir a Quintana Roo en la peor crisis de inseguridad de su historia, además de arrastrarlo al borde del caos con su incapacidad para cumplir eficazmente con la encomienda por la que tanto pugnó.

Quintana Roo se despierta todos los días con el temor de que nueva pendejada va a cometer el incompetente Gobierno que encabeza Carlos Joaquín, cuya torpeza e ineptitud alcanza niveles tan alarmantes, que día con día crece la percepción de que está resultando peor que el que encabezaron los corruptos que lo precedieron.

Bajo ese escenario, en su afán de esconder la basura bajo la alfombra, su área de Comunicación Social lo termina de hundir con los boletines informativos que emite y que son replicados fielmente por los medios paleros a los que ya les llegó al precio, algunos de los cuales resultan tragicómicos, como el que circuló el pasado fin de semana para expresarle sus “condolencias y solidaridad” a los familiares de un mando medio policíaco en Cancún, después de que éste fuera ejecutado.

Y mientras el Estado se desangra por los cuatro puntos cardinales sin que el “Gobierno del cambio” implemente alguna medida para cuando menos tratar contrarrestar la creciente ola de inseguridad, el barco joaquinista hace agua por todos lados, pues en el tema del supuesto combate a la corrupción, que se ha convertido en el estandarte de esta administración, las cosas tampoco marchan nada bien.

Para muestra un simple botón, hace unos días el Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo, Fidel Villanueva Rivero,  devolvió 100 hectáreas de tierras que el mismo Magistrado admitió que adquirió de manera irregular, lo cual también se “cacareó” a través de un boletín informativo, pero nuevamente Carlos Joaquín González no movió un dedo para que la cabeza del Poder Judicial en la entidad sea llamado a cuentas, a pesar de que Villanueva Rivero está también involucrado en otros asuntos ilegales como la compra de un terreno valuado en varios millones de pesos también en la isla de las golondrinas, en la irrisoria cantidad de 11 mil pesos.

Pero la cosa no termina ahí, pues Joaquín González no sólo no está combatiendo la corrupción, sino que parece alentarla al interior de su Gobierno y no se sabe que haya tomado acción alguna en torno al tema de las mochilas marca “patito” que entregó como originales la Secretaria de Educación y Cultura (SEyC) que encabeza la ya célebre a nivel nacional “Lady Discapacitados” Marisol Alamilla.

Y hay evidencias de que la corrupción se está dando en todos los niveles, pues en Cozumel, el flamante Delegado de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, Géner Hernández Maldonado, es señalado por extorsionar a ciudadanos a cambio de que se les otorgue un terreno.

Así las cosas, utilizando la misma estrategia de su antecesor, Carlos Joaquín González parece más preocupado por silenciar a quienes exhiben su ineptitud a través de los medios de difusión serviles, que en solucionar la compleja problemática que enfrenta este iluso Quintana Roo que creyó en sus promesas de cambio.

 

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta