¿Debe renunciar Pedro Joaquín Coldwell a la Secretaría de Energía por el monumental saqueo de combustible por parte de los “huachicoleros”? ¿O quién es el responsable?

0
34
Imagen: Facebook Pedro Joaquín
Imagen: Facebook Pedro Joaquín

LNR.- Actualmente el saqueo de combustible hacia la empresa productiva del Estado, Petróleos Mexicanos (PEMEX) es monumental. La última estimación según cifras oficiales señala que la ordeña se ha expandido a 24 entidades del país y se calcula que las pérdidas por el robo de combustible ascienden a 20 mil millones de pesos anuales, según información de La Jornada.

Aludiendo a datos oficiales se especula que este fenómeno comenzó desde el año 2011 durante la administración del expresidente Felipe Calderón y ha continuado durante el presente sexenio de Enrique Peña Nieto con una tendencia al alta, calculando que son 100 mil millones de pesos (aproximado) robados en un lapso de 5 años a través de la ordeña de los ductos que transportan diésel y gasolina.

En ese sentido se plantea el siguiente cuestionamiento: ¿Quién es el responsable de este saqueo sin precedentes a los recursos energéticos de la nación?

Es de conocimiento público que PEMEX importa desde EE.UU. un porcentaje de la gasolina que se consume en el mercado interno y otro porcentaje proviene de la refinación que se genera con la infraestructura nacional, sin embargo, el robo de combustible termina siendo parte de un déficit operativo que se resuelve con la asignación de recursos públicos (impuestos) para cubrir las pérdidas de la empresa.

En otras palabras, PEMEX está siendo saqueada por grupos del crimen organizado (¿Coludidos con el Estado?) y nadie hace nada. ¿Cómo es posible que un país que reforma su marco jurídico para avalar la privatización del sector energético no pueda responsabilizarse de la transportación segura del combustible?

La mítica PEMEX fundada en 1938 por el expresidente Lázaro Cárdenas del Río en el marco de la expropiación petrolera sucedida el 18 de marzo de aquel año, sin embargo, la antiguamente empresa paraestatal afronta un escenario de saqueo y posible quiebra financiera, con la posibilidad de ser salvada por el Estado Mexicano a través del dinero público, pero, ¿Porqué los mexicanos deberían de subsidiar el saqueo multimillonario ante la incapacidad del Estado de salvaguardar la infraestructura de la volumétrica ordeña?

El escenario político y social en México es atroz en materia energética, después de la modificación constitucional a los emblemáticos artículos 27 y 28 que especificaban la exclusividad del Estado Mexicano en la explotación de los recursos energéticos de la nación, mismos que representaron el motor del progreso y sustento de las finanzas públicas durante la segunda mitad del siglo XX y comienzos del presente siglo.

El exgobernador de Quintana Roo, Pedro Joaquín Coldwell, actual Secretario de Energía (SENER) fue el encargado de dirigir el proyecto jurídico para realizar las concesiones petroleras en el Golfo de México a empresas extranjeras. Sin embargo, lejos de atraer inversiones industriales que devengan en el progreso del país, la realidad es que la des-petrolización de las finanzas públicas solo ha generado una carga fiscal mayor para los contribuyentes, que inclusive ahora deben responsabilizarse de salvar el déficit de PEMEX ante el saqueo desmedido de combustible a través del pago de impuestos.

Foto: Facebook, Carlos Romero Deschaps, Pedro Joaquín Coldwell y José González Anaya

En conclusión, el país está viviendo una crisis energética sin precedentes y nadie se hace responsable. Ni el director actual de PEMEX, José Antonio González Anaya, yerno del expresidente Salinas de Gortari, ni el anterior titular, Emilio Lozoya Austin, personaje ligado a las investigaciones (Lava Jato) por corrupción donde destaca la constructora trasnacional, Odebrecht, donde 2 expresidentes latinoamericanos se encuentran en proceso judicial por aceptar sobornos para la asignación de licitaciones públicas. Mientras tanto, la PGR en México ordenó reservar la información relacionada a las obras realizadas por Odebrecht durante el sexenio actual de Peña Nieto y el anterior de Felipe Calderón para salvaguardar la “integridad” del régimen ante el escándalo internacional.

Estamos en una crisis de corrupción sin precedentes y no existe una destitución en el gabinete del Poder Ejecutivo y tampoco una estrategia para frenar el desfalco a la nación por presuntos grupos delictivos que operan de manera abierta en 24 estados del país.

¿Qué debe hacer el pueblo de México?

Primeramente, exigir la renuncia del Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, mismo que no se ha hecho responsable de la crisis energética derivada del saqueo de PEMEX.

Posteriormente, exigir que se reduzca el 41% del Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) sobre cada litro de combustible. Dicho aumento ha provocado un encarecimiento en el costo de vida por la inflación en los precios de productos y servicios.

Es imperante que la sociedad reflexione que la crisis energética actual representa un vacío del Estado Mexicano y una posible colusión entre los saqueadores (huachicoleros) y las instituciones gubernamentales. No es posible que el país este subsidiando un saqueo de 100 mil millones de pesos sin ninguna estrategia para hacer frente al mismo.

 

 

 

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta