Se fortalece la prescencia de las maras al sur de Chiapas

0
54
Imagen: Taringa

Después de 13 años retorna la pesadilla a la frontera sur de México

Imagen: Taringa

LNR.-Crímenes, asaltos y venta de droga al por mayor se han vuelto una constante tras el retorno de las pandillas centroamericanas a esa zona del país y que no se limita a Tapachula, sino que abarca toda la región del Soconusco, según información El Sol de México.

Según datos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana del estado de Chiapas, el número de pandilleros detenidos se disparó de 13 en 2016 a 148 , solamente en el primer semestre de 2017, 36% mexicanos, 44% salvadoreños y el 20% de Honduras, todos en los municipios de Tapachula, Frontera Hidalgo y Metapa. La Fiscalía estatal también ha logrado capturas de maras en Suchiate y Huixtla.

De la misma forma, la violencia aumentó, se han registrado 28 homicidios, el doble que se cometieron durante todo el 2016 con 14 asesinatos.

Imagen: La Prensa

La situación es grave, porqué los estándares de seguridad en la zona son muy bajos, aunque no llegan a los niveles de violencia de otras entidades del país, en donde es más común las balaceras entre bandas de narcotraficantes.

“Desgraciadamente se vive una situación difícil ante los pandilleros”, indica Alejandro Vila Chávez, titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Cometidos en Contra de Migrantes del estado de Chiapas.

Desde febrero, se han desplegado operativos antipandillas en varias regiones, con detenciones exitosas de varios jefes muy sanguinarios, que han sido expatriados a sus naciones donde la justicia los tiene fichados.

Este fenómeno de las pandillas no es un tema reciente, por lo cual se han encendido las alarmas y por ende han participado tanto policías municipales, estatales y hasta la fuerza armada, sin embargo llegan decenas de pandilleros de centro América y de los Estados Unidos.

En el 2004, se vivieron los momentos más sanguinarios en la ciudad de Tapachula y las heridas se han vuelto abrir, una vez que se repite el proceso en donde muchos jovenes mexicanos imitan y se unen a los jóvenes pandilleros.

En el año de 1996, fueron detectados por primera vez  las bandas de maras en territorio mexicano, producto del efecto cucaracha, derivado de los operativos  antimaras en Honduras, El Salvador y Guatemala, y en el 2004 la situación empeoró, tal es así que el gobierno comenzó a tratar este problema como un asunto de seguridad nacional.

En el 2005,  el huracán “Stan” arrasó con las vías férreas por las que llegaban a Tapachula, la cual era su principal fuente de ingresos, asimismo, colapsó  a las colonias aledañas a las vías, donde vivía la mayoría, quedando prácticamente desarticuladas las maras en la zona.

A finales del 2016, diversos hechos pusieron en evidencia que habían regresado a México y a principios de este año los municipios de Tapachula, Huehuetán y Huixtla sufrieron una ola de violencia que los cuerpos policíacos locales no podían controlar.

La prensa local  ha comentado que la razón  y el regreso de este fenómeno social a la vida de los chiapanecos, es la misma de antes,  ya que los presidentes de los tres países del Triangulo Norte de Centroamérica, crearon un fuente común para frenar los indices criminales, sumado a esto, que la Corte Suprema de El Salvador, declaró a los maras como un grupo terrorista.

El río Suchiate divide a México de Guatemala, por su afluente cientos de balseros cruzan todos los días a la frontera sur de México.

“Han matado a muchos maras acá”, relata Matilde Espinoza, alcaldesa del municipio. Y prosigue: “Hace como tres semanas mataron a un mara, luego llegaron al velorio a agredir a balazos a los que estaban allí, gracias a Dios no hubo muertos”.

Los empresarios han comenzado a contratar seguridad privada, como lo hicieron en antaño, “Tiene aproximadamente año y medio que se han incrementado los hechos delictivos… Ha habido asesinatos en el centro de Tapachula y la saña con la que se han llevado a cabo no denota otra cosa más que el modus operandi de ese tipo de gente”, denuncia Fidel Gómez López, presidente de la Cámara Nacional de la Industria y la Transformación (Canacintra) en la región.

Lo que preocupa a las autoridades, es que anteriormente los maras eran fáciles de identifica, tanto la M13 y la Salvatrucha, sin embargo, las nuevas generaciones pasan desapercibidos tatuándose en lugares ocultos o en el interior del labio.

También han modificado su ritual de iniciación, haciéndolo más violento, antes sí un miembro quería pertenecer a la clica, debía recibir entre 13 y 18 segundos una lluvia de golpes, de parte de sus compañeros,  y ahora simplemente para entrar tienen que matar a alguien.

Alfredo Lugardo, subsecretario de gobierno y presidente de la Mesa de Seguridad en el Soconusco, declaró que el 40% de los detenidos en los operativos antipandillas son mexicanos.

Y no es para menos, el 45% de los jóvenes mexicanos  en esas zonas viven en pobreza extrema , no es difícil entender por qué las maras se han vuelto tan atractivas para ellos.

La presencia de estos grupos no se limita a la región fronteriza con Guatemala. Desde 2005, el gobierno mexicano tiene detectadas células en por lo menos 24 estados del país, aunque el 90% se concentra en Chiapas.

 

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta