Quintana Roo demostró su espíritu solidario con los afectados por los sismos

0
30
Imagen: Únete México
Imagen: Únete México

Columna: Talón de Aquiles

Por: Aquiles Baeza

Septiembre deja lecciones extraordinarias al pueblo Mexicano de cómo no deben hacerse las cosas, de cómo unido,  bajo una misma bandera la del altruismo,  se derrumban mitos y se mandan claros mensajes al sistema en un subliminal “No los necesitamos”, de todas partes del País, incluido Quintana Roo la ayuda fluyó con la velocidad que permite el sentir de una sociedad que ve en sus semejantes una oportunidad para rescatar valores y principios, pero irónicamente la ayuda llegó sí. Puntual por parte de la sociedad, el ciudadano común que se organizó y dejó de lado las convocatorias de los gobiernos Estatales que como en todo, intentaron obtener ventaja de cara a los tiempos electorales que se aproximan.

En Quintana Roo, la recolección de víveres la organizaron ciudadanos, fundaciones, asociaciones, universidades, y se apoyaron en empresarios para conseguir transporte donde llevar la ayuda a sitios específicos donde entregar de mano a los afectados por los sismos de septiembre.

Por parte del gobierno, las instancias oficiales hicieron su parte, es de suponer que en esas convocatorias hay otros intereses de por medio, así lo demostró la administración de Cristina Torres quien prácticamente “Pidió” la mitad de lo recolectado por un grupo de universitarios a cambio de proporcionarles vehículos en los que pudieran llevar la ayuda a Chiapas.

Los universitarios no aceptaron, y dijeron “No” valientes muchachos que entendieron pronto la simulación del sistema que promete, que sustenta sus dichos en una falsa demagogia que ya no es creíble.

Quintana Roo, su gente, levanto el índice para decir presente, y en gran número acudió a los centros de acopio para donar generosamente en ayuda a los hermanos de los estados afectados por los sismos.

Es curioso, pero con tanto afán protagónico, y con los tiempos electoreros a la vuelta de la esquina, los ricos de Quintana Roo, como los Toledo, los González, los Joaquín, a título personal no dieron un ápice de voluntad de decir “Aquí está mi apoyo” y en tanto el pueblo se movilizaba para llevar lo que tenía, los dueños de este estado generoso guardaron un silencio que dice a las Quintanarroenses que en ellos no hay la más mínima sensibilidad ante la desgracia de sus semejantes.

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta