¿Está México listo para un independiente?

0
29
Imagen: Votación / TvAzteca
Imagen: Votación / TvAzteca

Columna: El meticuloso

La respuesta llega rápida de muchos debe ser; No, no lo está.

Los mexicanos, que asombramos al mundo con la respuesta espontánea e inmediata a los sismos de septiembre, somos sumamente indecisos cuando se trata de la decisión más trascendental que como ciudadanos pudiéramos tomar, quien guiará al país.

Las imágenes de oficinistas, amas de casa, ciudadanos de a pie de todas las edades, que con las manos desnudas se abalanzaron a socorrer a desconocidos, en la mayoría de los casos, inundaron las pantallas de televisión y las portadas de los principales periódicos alrededor del mundo dejando constancia del gran corazón de estos héroes anónimos.

A marchas forzadas, miembros de la sociedad civil, arrancaron de las garras de la muerte a los desafortunados que habían quedado atrapados entre los escombros y de forma apresurada se fueron organizando para formar cadenas humanas que se iban pasando los pedazos de lo que minutos antes eran comercios o casas.

No hubo necesidad de que se solicitara la ayuda. Tampoco se esperó a que algún Jefe Delegacional, la Presidencia de la Republica o cualquier instancia lanzar la convocatoria. Y fuimos ejemplo para el mundo. La gente miraba los noticiarios y atestiguaba como la vilipendiada imagen del mexicano flojo mutaba para convertirse en respeto real ante lo que las cámaras transmitían a todos los rincones del mundo.

Fue muy gratificante ver como las televisoras extranjeras, con corresponsales en nuestro país, se expresaban con admiración de nosotros. Pero tan efímero.

A diferencia de las imágenes de Nuevo Orleans después del paso del devastador huracán Katrina y en Puerto Rico con la monstruosa tormenta “María”, donde los súper gringos, con la mirada perdida exigía ayuda de sus gobernantes, los mexicanos se pusieron a “chingarle” y su rápida respuesta evitó que la estadística de muertos fuera mayor. Los centros de acopio a lo largo y ancho de la geografía nacional se montaron al vapor. ¡Había que mandar ayuda!  

Antes de 24 horas las instancias de gobierno tomaron el control de los trabajos y todo comenzó a enredarse.

A pocos meses de que se libre la batalla por el control político total del país, muchos “perros” políticos creyeron que había llegado la respuesta a sus ruegos. La oportunidad de manejar recursos y ayuda para hacer presencia entre el electorado se las brindó la naturaleza con los sismos que azotaron a una vasta región del país.

Rapaces, desvergonzados, tracaleros y malvados como son, la ayuda que la sociedad civil fue recolectando se convirtió en un tesoro que mezquinamente manipularon y manipularan. Los allegados a sus partidos por delante y en muchos casos solamente se repartió dicha ayuda entre sus lambiscones y lame botas.

Y entonces, en muy corto tiempo, la imagen del mexicano ratero, en el que no se debe confiar, el tracalero, se hizo presente y no regresaron al lugar que no merecemos.

La posibilidad de elegir como Presidente de todos los mexicanos a un ciudadano, alguien ajeno a la politiquería y mañas que van aprendiendo mientras escalan posiciones en ese sucio mundo es una realidad. Podemos hacer Presidente a alguien sin los compromisos que los “grillos” van adquiriendo con quienes les patrocinan sus campañas y que luego se las cobran multiplicadas varias veces.

¿Estamos los mexicanos listos para ese trascendental paso? No. Somos desidiosos. Conformistas, “dejados”.

La expresión “¿Para qué voto?”, retumba en mis oídos.

Votarías, para que eventualmente pudieras exigir cuentas, para que no otros decidan por ti, para que le transmitas a tus hijos valores y ellos eventualmente tengan mejor vida. Votarías para quitarle el poder del pillaje a los políticos que han brincado de partido en partido en busca de la oportunidad de poder joderte una vez más. Votarías para que puedas mirar los símbolos patrios y sentirte orgulloso de tu nacionalidad.

Esta vez vota independiente, a la mierda con todos ellos.

 

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta