Weinstein deja al descubierto la enferma industria del cine sionista de Hollywood, cuna de la pederastia y el abuso sexual

0
87
Imagen: Ilustrativa / Weinstein en Hollywood

 

Imagen: Ilustrativa / Weinstein en Hollywood

Columna: La Bola de Cristal

Cuando el actor Seth MacFarlane anunció las nominadas al Oscar como mejor actriz de reparto en 2013 hizo una extraña broma: “Felicidades, ustedes cinco ya no tienen que fingir que se sienten atraídas por Harvey Weinstein“.

Esa extraña broma ha tomado sentido después del enorme escándalo sexual que afronta el productor israelí-estadounidense Harvey Weinstein por múltiples denuncias de acoso sexual y violación.

Los hermanos Weinstein fundaron la empresa de distribución Miramax en el año 1989, con el estreno del filme; ‘Sexo, mentiras y vídeo’, con esta producción se convirtieron en la productora independiente más exitosa de Estados Unidos. Su éxito a nivel mundial llegó de la mano de la película ‘Juego de lágrimas’, en el año 1993, por la que Disney les compró la empresa Miramax por 80 millones de dólares, bajo la condición de que los hermanos continuaran siendo los directores de la empresa. Al año siguiente de su compra, Miramax realizo la película que les llevo a la fama definitiva, la película ‘Pulp Fiction’ de Quentin Tarantino.

Los Weinstein consiguieron con Miramax su primer Premio Oscar en el año 1997 por la película ‘El Paciente Inglés’, y continuaron su éxito dentro de Hollywood ganando diferentes estatuillas por las películas ‘El indomable Will Hunting” ‘Shakespeare in Love‘ de Leonardo Di Caprio. Finalmente El 30 de septiembre de 2005 los hermanos Weinstein dejaron Miramax y fundaron su propia productora: The Weinstein Company, con la colaboración de directores y amigos como Quentin Tarantino o Robert Rodríguez según información de Bekia.

Este productor israelí  impulsó las carreras de Matt Damon y Ben Affleck, a través de un control ferreo de sus carreras según publica la revista vanity fair. Era tal el poder de Weinstein en el mundo de Hollywood que impulsó una campaña mediática de desprestigio en contra de la película Slumdog millionaire, extendiendo el rumor de que Danny Boyle había explotado a los niños de la India para hacer el filme y de esta forma detener la influencia de Bollywood en Estados Unidos.

Imagen: The Nation
De igual forma la periodista Nikki Finge le acusó de haber pagado comisiones a publicistas, que al mismo tiempo eran miembros de la Academia, para favorecer a Shakespeare in love, el título que catapultó a Gwyneth Paltrow a ganar el Oscar a mejor actriz.

Ahora  más de 40 mujeres han decidido denunciar que Harvey Weinstein las acoso sexualmente después de que la actriz británica Lysette Anthony, contó al periódico ‘The times’ que hace unos días declaró ante la policía que había sido atacada sexualmente por Harvey Weinstein en Londres a finales de los años ochenta, cuando era una estrella en ascenso.

La artista manifestó que primero intentó besarla en Nueva York, pero ella no lo dejó. A partir de ese momento, ella fue víctima de acoso. Luego describió a detalle la violación que sufrió, señaló que el productor fue a su casa de Londres una mañana y ella abrió la puerta en camisón. “Él me empujó dentro y me golpeó contra un perchero del vestíbulo, mientras empezaba a tirar de mi camisón. Trataba de besarme y de meterse dentro de mi. Fue asqueroso”, expresó.

La estrella de cine dijo que en un inicio se resistió, pero no pudo con la fuerza de Harvey. “Al final me di por vencida. Al menos conseguí que parara de besarme. Él me empujó contra el suelo, yo permanecía con los ojos cerrados, aguantando la respiración y, simplemente, dejando que siguiese adelante. Él terminó sobre mi pierna como un perro y luego se marchó. Fue patético, repugnante”, le explicó la actriz al Sunday Times. “Recuerdo estar tirada en el baño, llorando”, finalizó.

En ese sentido se puede señalar que la industria de Hollywood está plagada de casos de pederastia denunciados por Elijah Wood y  diversos escándalos de abuso sexual donde destacan 5 hechos que sucedieron antes del caso actual de Harvey Weinstein como son las denuncias en contra de Bill Cosby, Woody Allen, Roman Polanski, Michael Jackson y Rob Lowe según información de BBC.

La industria del cine de Hollywood ha quedado al descubierto como lo que es, un sistema de control de masas a través de contenidos subliminales difundidos a través producciones sionistas que impulsan la degradación social con historias superfluas de amor idealizado y contenidos con alta carga sexual producidos por maniáticos violadores en potencia como Weinstein que logró acumular con sus producciones más de 70 premios Oscar demostrando que la industria del cine de Hollywood es corrupta y se ha convertido en una maquina de prostitución, acoso y pederastia.

Finalmente es importante cuestionar; ¿Qué tan bueno es ir a la cine con la familia para ver películas producidas por una industria enferma? Es necesario impulsar el cine alternativo y producciones nacionales que conlleven un mensaje cultural y social para cambiar el paradigma actual de producciones mediocres al servicio de las élites para el control de las masas. 

 

 

 

 

 

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta