Carmen Aristegui, la comunicadora que se vende al mejor postor, empleada de Carlos Slim y de los intereses estadounidenses a través de CNN

0
251
Imagen: Aristegui / Notimundo
Imagen: Aristegui / Notimundo

Columna: La Bola de Cristal

La comunicadora María del Carmen Aristegui Flores nació el 18 de enero de 1964 en la Ciudad de México. Es la quinta de siete hijos. Es hija de Áurea Flores García y de Helios Aristegui Sebastián, su mamá es descendiente de españoles,  su padre de origen vasco llegó a México a los 7 años junto con su abuelo, José María Aristegui Laspiur como refugiados de la Guerra Civil Española.

Esta periodista de origen español comenzó su carrera en Imevisión, posteriormente se privatizó y cambio su nombre a TV Azteca donde continuó trabajando con el periodista Javier Solorzano, de igual forma trabajó en Televisa a través de sus estaciones radiofónicas. Colaboró en el programa Primer plano, del Canal 11 y actualmente conduce el programa de entrevistas Aristegui, transmitido por CNN en Español.

Imagen: Aristegui 

Esta destacada miembro de la comunicación en México ha sido una fuerte pieza mediática de Carlos Slim y de los intereses norteamericanos para desestabilizar al régimen mexicano cuando ambos poderes fácticos se lo han requerido. 

El salto a las ligas mayores de Carmen Aristegui como sicario de la información sucedió cuando trabajaba para Grupo MVS, propiedad de Joaquín Vargas, donde conducía el programa de radio denominado “primera emisión” que se transmitía en el horario matutino. En el año 2011 dio cobertura a las acusaciones del entonces diputado Gerardo Fernández Noroña sobre el presunto alcoholismo del presidente en turno, Felipe Calderón Hinojosa, situación que devino en un escándalo mayor cuando la empresa decidió despedirla argumentado una violación a su código de ética, sin embargo el despido provocó una ola de indignación en twitter y generó una manifestación frente a las instalaciones de MVS Radio que finalmente terminó con un acuerdo y el regreso de Aristegui al noticiero de MVS el 21 de febrero de 2011. En ese momento se consagró como una periodista capaz de denostar la imagen presidencial y llamo la atención de Carlos Slim por su buena imagen pública.

Sexenio de Peña Nieto

Al comienzo del sexenio de Enrique Peña Nieto en el año 2012 se prospectaba la famosa reforma de telecomunicaciones que buscaba mitigar el monopolio de Carlos Slim en las telecomunicaciones en México a través de la apertura del mercado que finalmente se concretó con la llegada del gigante estadounidense AT&T. Sin embargo en el jaloneo inicial por el pastel de las telecomunicaciones en el país llevó a la organización grupo Televisa y Grupo Salinas (TvAzteca) a intentar unirse a través de la extinta Iusacell para competir con el monopolio de Telcel (América Movil) propiedad de Don Slim.

En ese contexto, Slim decidió darle una lección a los oligarcas menores (Azcarraga y Salinas Pliego) entrando en el negocio del fútbol mexicano y en la televisión satelital a través de Dish, empresa propiedad de Joaquín Vargas donde grupo Telmex impulsó un crecimiento sin precedentes en la contratación del servicio que se cobraba a través del recibo de telefono (Telmex).

Es ahí donde aparece Carmen Aristegui como empleada de la comunicación en la defensa de los intereses Carlos Slim en la alianza con MVS/Dish en contra del Gobierno de Peña Nieto que estaba intentado beneficiar abiertamente a Televisa por haberlo ayudado a ganar la presidencia de la República con todo el respaldo mediático de aquella época.

En la disputa por el enorme pastel de las telecomunicaciones en México, Carlos Slim no se tentó el corazón para atacar políticamente a Peña Nieto a través de la investigación realizada por el equipo de Aristegui para desnudar el escándalo de la “Casa Blanca” de Angélica Rivera ubicada en las Lomas de Chapultepec y construida por el contratista favorito del presidente, Armando Hinojosa Cantú. Sin embargo dicho expediente habría sido filtrado por Marcelo Ebrard cuando todavía se desempeñaba como Jefe de Gobierno de la Ciudad, situación que le costaría el exilio del país ante la furia de Peña Nieto que veía su imagen atacada todos los días consecutivos en el programa de Carmen Aristegui en MVS Radio, mismo que era financiado por Don Carlos Slim.

Imagen: Homozapping

Posteriormente Carlos Slim financió la investigación del equipo de Aristegui en contra del líder del PRI en la Ciudad de México, Cuauhtémoc Gutierrez de la Torre, quien quedó en evidencia como un pervertido que contrataba sexo-servidoras como secretarias y asitentes del PRI-DF, mismas que eran obligadas a prestar sus servicios en las instalaciones del Partido.

Ese fue el segundo gancho que Slim repitió para doblar al gobierno de Peña/Televisa en las negociaciones de la reforma en materia de telecomunicaciones, así como diversas críticas a las decisiones del gobierno en turno con el objetivo de restarle capacidad de maniobra política.

CNN vocera de los intereses de los Estados Unidos

En política no existen coincidencias y Carmen Aristegui recibió la orden por parte de sus jefes estadounidenses de CNN para atacar sin piedad al gobierno de Peña Nieto cuando este decidió realizar proyectos de infraestructura con China. 

Carmen Aristegui se prestó para publicar el extenso reportaje de la “Casa Blaca” para destruir la imagen presidencial cuando Peña Nieto se atrevió a desafiar la hegemonía norteamericana y plantear el proyecto de un tren de alta velocidad construido por China Railway Construction Corporation (CRCC) mismo que queda contextualizado en el artículo de la cadena británica “México: el tren bala, la mansión presidencial y el enojo de Chinadonde queda en evidencia que la publicación del reportaje de la “Casa Blanca” no fue publicado un día al azar, sino que fue utilizado como un ataque premeditado para obligar a Peña Nieto a cancelar el proyecto con la empresa China para no asumir mayores consecuencias con los rencorosos norteamericanos.

La cadena CNN es reconocida a nivel mundial por ser la vocera del partido demócrata, es la “televisa del PRI” en los Estados Unidos por ejemplificar metafóricamente la relación entre la cadena de medios y los intereses norteamericanos. El propio Donald Trump  tachó de “fake news” por considerar a CNN como una herramienta mediática en abierto contubernio con los intereses políticos de sus adversarios.

La cadena rusa RT ha tachado a CNN de mentirosa y manipuladora en diversas ocasiones al demostrar que la información que maneja es tendenciosa y prácticamente está diseñada como un arma mediática en contra de los enemigos norteamericanos. Inclusive el presidente Nicolas Maduro ordenó la expulsión de CNN de Venezuela por considerarla una cadena de televisión al servicio de los Estados Unidos para impulsar la desestabilización política.

Imagen: Infografía / Vínculos de CNN con la CIA

Conclusión sobre Carmen Aristegui

La periodista de origen vasco fue una operadora de Carlos Slim para proteger los intereses del mexicano más rico del mundo en el marco de la reforma de telecomunicaciones, situación que terminó en un “acuerdo amistoso” entre Peña Nieto y el emporio Slim y para ello se le entregó la concesión para participar en el proyecto de infraestructura más grande  del país en la construcción del nuevo aeropuerto ubicado en Texcoco y el respeto irrestricto a su oligopolio.

Sin embargo, Aristegui continúa trabajando para los intereses del partido demócrata en México a través de la cadena CNN. De igual forma se ha encargado de proteger a la pseudo-periodista Lydia Cacho, al considerarse ambas como grandes amigas, sobreponiendo su relación por encima de la verdad y es que Lydia Cacho ha sido denunciada por Edith Encalada, (la protagonista de su mediocre libro “Los Demonios del Edén”) por lucrar con su testimonio sin su consentimiento y sin haberla retribuido en ningún sentido a pesar de que la pseudo-periodista se ha enriquecido con diversas publicaciones del libro.

Ambas, Lydia Cacho y Carmen Aristegui son mercenarias de la información, pero hasta en los perros hay razas, mientras Aristegui trabajaba para los estadounidenses y para Carlos Slim, Lydia Cacho es una operadora mediática de Rafael Moreno Valle, personaje que la utilizó para filtrar la supuesta investigación por trata de personas y abuso de menores en contra del entonces gobernador Mario Marín y Kamel Naciff para atacar a sus enemigos políticos en Puebla, situación que le permitió llegar a la gubernatura de la entidad. ¿Nadie se pregunta como obtuvo Cacho un audio entre el Mario Marín y Naciff? ¿De dónde sacó el complejo aparato de espionaje para obtener dichas conversaciones que la llevaron al estrellato periodístico? 

La corrupción en los medios de comunicación en México es exacerbada, desde Televisa hasta Carmen Aristegui, pero la peor de todas es Lydia Cacho, pseudo-periodista que no es capaz de escribir un ensayo de calidad o de realizar un reportaje que no lleve dedicatoria en beneficio de los grupos de poder para los que trabaja, pero que la sociedad no es capaz de percibir más allá del  parámetro establecido para diferenciar el bien y el mal.

La realidad es que solo el periodismo independiente es capaz de ver esta triste realidad donde se queda de manifiesto que todos los medios de comunicación escriben con una dedicatoria especial dependiendo de sus patrocinadores. Esa es la realidad del periodismo en México…

Esta historia continuará…

 

 

 

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta