Después de 11 años, el caso Atenco llega a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en busca de justicia y castigo para Peña Nieto

0
46
Atenco
Atenco

LNR.– Las mujeres de Atenco que rendirán su testimonio ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos son Mariana Selvas Gómez, Georgina Edith Rosales Gutiérrez, María Patricia Romero Hernández, Norma Aidé Jiménez Osorio, Claudia Hernández Martínez, Bárbara Italia Méndez Moreno, Ana María Velasco Rodríguez, Yolanda Muñoz Diosdada, Cristina Sánchez Hernández, Patricia Torres Linares y Suhelen Gabriela Cuevas Jaramillo. Ellas son las 11 mujeres que vivieron la represión del Estado Mexicano los días 3 y 4 de mayo de 2006.

Se trata de 11 mujeres sobrevivientes de tortura sexual en la represión de Atenco de mayo de 2006, luego de que floricultores trataran de instalarse en un mercado el 3 de mayo de aquel año, tras lo cual vino un operativo y detenciones.

Los agricultores bloquearon la carretera federal Lechería-Texcoco con el fin de exigir la liberación de las personas detenidas. Cientos de policías estatales y federales se desplegaron para romper el bloqueo, lo que dio lugar a nuevas confrontaciones; algunas personas fueron detenidas, mientras que los manifestantes retuvieron a algunos policías.

A las 19:30 horas de aquel día se reunieron autoridades federales y estatales, incluyendo al entonces gobernador del Estado de México y hoy presidente de la República, Enrique Peña Nieto; al entonces secretario de Gobierno del Estado de México, Humberto Benítez Treviño; al entonces comisionado de la Agencia de Seguridad Estatal del Estado de México, Wilfrido Robledo Madrid; y al entonces secretario de Seguridad Pública federal y hoy ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Eduardo Medina Mora Icaza. Las autoridades decidieron usar la fuerza pública para desalojar la carretera y liberar a los servidores públicos retenidos.

El operativo fue ordenado por Peña Nieto como gobernador del Estado de México y se realizó el 4 de mayo con la participación de mil 815 policías estatales y aproximadamente 700 policías federales. Fue entonces que las 11 mujeres fueron detenidas, torturadas y violentadas sexualmente.

Las mujeres no fueron informadas sobre las razones de su detención y fueron recluidas en el penal de Almoloya de Juárez. Días después tuvieron conocimiento de las acusaciones en su contra. Una de ellas, detenida el 3 de mayo, fue sujeta a proceso penal por los delitos de ultrajes a la autoridad y portación de arma. El resto fueron enjuiciadas por ataques a las vías de comunicación y medios de transporte; a dos de ellas, además, las acusaron de secuestro equiparado en contra de elementos policiales.

Las acusaciones se sostenían únicamente a partir de las declaraciones de policías estatales que habrían participado en actos de violencia cometidos contra las personas detenidas, las cuales presentaban contradicciones.

Información: HP

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta