El dedazo no viene desde “Los Pinos”, Meade es la cereza en el pastel del modelo neoliberal para consumar la entrega de México

0
90
Imagen: Presidencia de la República
Imagen: Presidencia de la República

Columna: La Bola de Cristal

El dedazo no viene desde “Los Pinos” como todos pensarían, la elección de José Antonio Meade viene desde las más altas esferas del imperio global del capital. Entre los que han decidido la candidatura priista destaca Larry Fink, Director de Black Rock, el banco de inversiones más grande del mundo. Los verdaderos amos de México decidieron la candidatura del PRI hace 3 años (¿Cuál destape?) según el análisis del Dr. Alfredo Jalife Rhame.

El multi-mencionado destape de José Antonio Meade obedece a los designios del modelo neoliberal y de sus propietarios. La banca internacional ve con buenos ojos a su pupilo tecnócrata estudiado en el semillero neoliberal mexicano, el ITAM y culminó su adoctrinamiento en la Universidad de Yale al igual que Ernesto Zedillo, otro tecnócrata que llegó al poder sin haberse sometido a una elección popular previa a la contienda presidencial del año 1994, misma donde venció después del polémico asesinato de Luis Donaldo Colosio.

El PRI llegó al poder en 2012 después de un enorme despliegue financiero que fue solapado por el gobierno de Felipe Calderón, mismo que llegó al poder gracias a la alianza que concretó con el PRI en 2006 para imponerse sobre López Obrador. Durante el sexenio calderonista, José Antonio Meade jugó un papel trascendental como secretario de energía y como secretario de hacienda. Parte del pacto entre EPN y Calderón para la sucesión presidencial fue dejar en la Cancillería a Pepe Meade durante el comienzo del sexenio de Peña Nieto.

Meade tiene un perfil discreto y con buena imagen ante la sociedad, sin embargo es corresponsable del desfalco de los recursos públicos realizados por Javier Duarte, César Duarte y de Roberto Borge ya que durante su paso por la Secretaria de Hacienda se ejecutó el sobre endeudamiento de Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo. De igual forma, es responsable por el desvío de miles de millones a través de empresas fantasmas que estaban registradas ante el SAT y que movían cientos de millones de pesos a fondo perdido con recursos públicos.

Meade es responsable por el endeudamiento del Estado Mexicano, deuda externa que alcanzó el 51.9% del Producto Interno Bruto (PIB) durante el sexenio de Peña Nieto. De igual forma, es responsable de todas las reformas estructurales que se impusieron en el Congreso para impulsar la economía nacional y que sin embargo no han generado el impulso necesario. El gas lp está por las nubes después de la reforma energética, con una inflación cercana al 60% representa un fuerte impacto para los hogares del país, inclusive de mayor escala que el polémico gasolinazo. 

De hecho, gran parte de la crisis de seguridad pública del país se debe en gran medida al sistema económico y los bajos salarios. México ha sufrido una sostenida devaluación del peso frente al dólar y una fuerte pérdida del poder adquisitivo que ha devenido en un índice mayor de marginación y de pobreza, mismas que representan el alimento de las filas del narcotráfico. 

En conclusión, José Antonio Meade es el tecnócrata elegido desde las altas esferas del poder global para que se convierta en el presidente de México con el obejtivo de continuar con la agenda neoliberal que respalda la expansión de las privatizaciones y de un sistema que perpetua la segregación social y la administración de la pobreza como principio para perpetuarse en el poder.

Esta historia continuará…

 

Comentarios en Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta