Titular de Semarnat, Josefa Blanco exhibe que el proyecto del Tren Maya no tiene estudio de impacto ambiental y no existe un proyecto ejecutivo formal

LNR.– La secretaria del Medio Ambiente, Josefa Blanco, reconoció que el Tren Maya “surgió como una idea que se va desarrollando” e incluso acotó que todavía no se cuenta con la ruta definitiva. “El trazo es imaginario”, dijo ante las críticas de diputados respecto de que la obra causaría un impacto a la biodiversidad del Sureste.

En una reunión de trabajo con la Comisión del Medio Ambiente, la funcionaria sostuvo que no hay estudio de impacto ambiental porque todavía no existe un proyecto ejecutivo de la obra, que ya fue sometida a consulta durante la etapa de transición gubernamental.

“No sabemos qué tipo de tren vamos a usar. No tenemos proyecto ejecutivo, de esto va a surgir una MIA (Manifestación de Impacto Ambiental), porque sería altamente irresponsable y deficiente. No tenemos la ruta siquiera y la ruta la determinarán los estudios que vamos a licitar”, dijo.

Además, a las preguntas de los legisladores respecto del daño que causará la obra y luego la operación del tren, admitió: “Sí va a haber un impacto ambiental, pero también oportunidad de reforestación, protección a la biodiversidad y si vamos a estar en el territorio, tenemos la obligación de cuidarlo más”.

Los diputados preguntaron respecto del daño a las reservas de Calakmul y Sian Ka’an por el trazo propuesto para el tren.

Dijo: “es una propuesta de trazo que se va a determinar y definir en el momento que tengamos los estudios que tenemos que hacer. Las reservas no se tocan, no vamos a entrar.

“En alguno de los trazos parece que entra, pero no va a entrar. Son trazos propuestos, a los que les falta estudio. Hay mil sitios arqueológicos en el trazo, la preocupación es también mía, el tren no pasa, no toca, no roza, definitivamente no. No lo permitiría”, declaró.

Josefa Blanco expresó ante los diputados que los estudios de impacto se harán y también se convocará a una consulta libre e informada de las comunidades indígenas por donde cruzaría el tren.

En Dos Bocas solo cocos y papayas

Durante la reunión se le preguntó por el daño ecológico causado en el terreno que ocupará la refinería de Dos Bocas, Tabasco.

“A ver, hija”, le dijo a las diputadas que le preguntaban. “Sí, es cierto el desmonte, no es cierto que sea selva baja. No había selva baja, era vegetación secundaria, había cocos, papayas, ya había sido utilizado y desmontado hace más de 25 años”.

No obstante, celebró que se haya impuesto una multa de 13.9 millones a la empresa que realizó el desmonte y que además deberá aplicar un programa de mitigación en otro terreno similar.

Añadió: “No se debió de haber permitido, se debió parar definitivamente. No sé por qué no lo hicieron. Yo no estaba ahí ni Adán (Augusto López, gobernador de Tabasco), ni ninguno de nosotros. Debió intervenir las autoridades, ASEA, Profepa, todos ¡dónde estaban, en serio!”.

Fuente: La Jornada Maya