Incendio en la Reserva de la Biósfera de Los Petenes de Campeche arrasó 300 hectáreas

LNR.- El domingo se desató un incendio forestal en la Reserva de la Biósfera de Los Petenes, exactamente en el municipio de Kobén, Campeche. En primera instancia el fuego se controló, pero las condiciones climáticas de la región lo reavivaron. En consecuencia, algunos animales buscaron refugio en las zonas habitadas.

Al percatarse del incendio tanto las autoridades municipales como la  Comisión Nacional Forestal se dieron a la tarea de erradicar el siniestro en la reserva de Los Petenes. El incendio forestal ha sido combatido desde dos frentes.

Del primero se hicieron cargo Protección Civil municipal, Protección estatal y la Cruz Roja. En esta área el fuego ha sido controlado en su totalidad. El segundo frente ha sido combatido tanto por elementos de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) como por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONAP). En esta área el fuego sigue vivo, pero con una menor intensidad. Por si las medidas mencionadas no parecieran suficientes, distintos elementos de la CONAFOR monitorean la evolución del incendio con un dron.

Incendio forestal en Campeche. Imagen: Twitter
Incendio forestal en Campeche. Imagen: Twitter

Después de erradicar el fuego en el primer frente, elementos de la CONAFOR se dieron a la tarea de revisar las condiciones de los terrenos afectados por el incendio. Durante el recorrido constataron que la zona manglar no sufrió daño alguno. Sin embargo, al menos 300 hectáreas de pastizal y tular fueron arrasadas por el siniestro. 

CONAFOR revisa las áreas afectadas. Imagen:Twitter.
CONAFOR revisa las áreas afectadas tras el incendio.
Imagen:Twitter.

Aún no se calcula la pérdida de fauna en esta reserva, pero algunos ciudadanos aledaños a la zona, afirmaron que diversos animales buscaban refugio del fuego en zonas habitadas por colonos. Recordemos que la fauna de esta área está poblada por cocodrilos, caimanes,  venados cola blanca y osos hormigueros, entre otros. Es por esto que se estima que la pérdida sea nula o, en su defecto, no tenga impacto en su permanencia y desarrollo en la región.

Pese a que las autoridades utilizan todos sus recursos para combatir el fuego, hay zonas de difícil acceso que no les permiten llevar a cabo el protocolo ante este tipo de siniestros. Factores como la contaminación y el clima hacen que el fuego se reavive o sea difícil de atenuar. Inclusive los automovilistas se han visto afectados ya que la carretera federal Campeche-Mérida se ha cubierto de humo y ceniza. Las autoridades han declarado que los trabajos de control y seguimiento continuarán hasta que el incendio se haya erradicado.

Fuente: Plumas atómicas