AMLO pone ultimátum público sobre posible Golpe de Estado en México después de que General Gaytán diera un discurso con retórica golpista; Militar ligado a Calderón y Peña Nieto

Imagen: AMLO y Srios. SEDEMA Y SEMAR /El Debate

LNR.- Las declaraciones de Andrés Manuel López Obrador en relación a un posible Golpe de Estado en México tienen relación directa con el discurso expuesto de manera pública por el General Carlos Gaytán quién se desempeñó como Subsecretario de la Defensa durante el sexenio de Felipe Calderón y como jefe del Estado Mayor de la SEDENA durante la administración de Peña Nieto.

El diputado Porfirio Muñoz Ledo, viejo lobo de mar del sistema político mexicano realiza un análisis en su columna publicada en El Universal en relación a la retórica expuesta por el General Gaytán donde lo cataloga como doctrinario militar de derecha y refuta sus argumentos claramente golpistas y los compara con el golpe militar de Franco en España.

En ese sentido el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que el gobierno que encabeza cuenta con el apoyo de una mayoría ciudadana que no permitiría un golpe de Estado y advirtió también que México no es tierra fértil para el genocidio.

“La transformación que encabezo cuenta con el respaldo de una mayoría libre y consciente, justa y amante de la legalidad y de la paz, que no permitiría otro golpe de Estado en nuestro país”, dijo en un mensaje difundido este sábado en sus redes sociales.

Aquí -aseveró el mandatario- “no hay la más mínima oportunidad para los Huertas, los Francos, los Hitler o los Pinochet. El México de hoy no es tierra fértil para el genocidio ni para canallas que lo imploren”.

Desde su jardín, donde pasa este fin de semana, el Presidente difundió también una fotografía en la que se ve su mano tomando una flor de bugambilia.

Anexo a la imagen, colocó el siguiente mensaje:

¡Qué equivocados están los conservadores y sus halcones! Pudieron cometer la felonía de derrocar y asesinar a Madero porque este hombre bueno, Apóstol de la Democracia, no supo, o las circunstancias no se lo permitieron, apoyarse en una base social que lo protegiera y lo respaldara.

Ahora es distinto. Aunque son otras realidades y no debe caerse en la simplicidad de las comparaciones, la transformación que encabezo cuenta con el respaldo de una mayoría libre y consciente, justa y amante de la legalidad y de la paz, que no permitiría otro golpe de Estado en nuestro país.

Aquí no hay la más mínima oportunidad para los Huertas, los Francos, los Hitler o los Pinochet. El México de hoy no es tierra fértil para el genocidio ni para canallas que lo imploren.