¿Doctrina del Shock aplicada en México para desestabilizar al Gobierno de López Obrador?; Hipótesis de posible intervencionismo estadounidense

LNR.- Lo sucedido recientemente en la Ciudad de Culiacán, Sinaloa ha sido utilizado por los detractores del Gobierno de López Obrador como bandera política para atacar al nuevo gobierno, inclusive una nueva polémica por las delicadas declaraciones de militares en retiro que no están de acuerdo en la nueva política de AMLO sobre el combate al narcotráfico.

Sin embargo, la crisis en Culiacán sirvió para que López Obrador enviara un fuerte mensaje para dar por sentado que no busca una confrontación directa con los carteles de la droga, mientras se discute en el Senado la liberación total y legal de la marihuana en México como un primer paso para cambiar el marco jurídico.

Sin duda el denominado “Culiacanazo” cimbró la psicología nacional al mostrar el enorme poder del Cartel de Sinaloa en cuanto a movilización y logística. Cabe destacar que en diferentes medios de comunicación incluido la BBC Mundo documentaron el polémico papel de la DEA estadounidense en la operación fallida para capturar a Ovidio Guzmán.

El libro La doctrina del shock de la canadiense Naomi Klein propone que las políticas económicas de la Escuela de Economía de Chicago fueron impuestas a través de impactos en la psicología social a partir de eventos que generan conmoción y confusión como método para impulsar el intervencionismo estadounidense y cita el ejemplo del Golpe de Estado en Chile en 1973.

Ahora el nuevo evento de impacto social es lo sucedido en la sierra de Chihuahua y Sonora donde la situación se describe como una masacre sobre mujeres y niños, siendo esta situación un shock para la sociedad mexicana ya que los carteles longevos en México no atacan a inocentes y mucho menos a niños o mujeres desarmadas de la manera brutal en la que fueron presuntamente asesinados 9 miembros de la familia LeBarón.

Según información manejada por medios nacionales una caravana conformada por tres camionetas y tres familias salió desde el poblado de La Mora, municipio de Bavispe, Sonora, en la Sierra Tarahumara, con destino a la comunidad de LeBarón, en el municipio de Nuevo Casas Grandes, Chihuahua, en el límite entre ambos estados.

El primer ataque se perpetró alrededor de las 10:00 de la mañana, de acuerdo con Lenzo Widmar, familiar de las personas asesinadas. La versión oficial, dada a conocer por el Gobierno federal, establece un rango entre las 9:00 y 13:00 horas como el momento en que ocurrió la tragedia.

La masacre se perpetró en una brecha cerca de la comunidad de La Mora, en una carretera del municipio de Bavispe.

¿Quiénes eran las personas masacradas?

Las tres camionetas iban tripuladas por mujeres y niños de la comunidad mormona, quienes contaban con doble nacionalidad, mexicana y estadounidense.

El primer ataque ocurrió contra la camioneta marca Tahoe en la que viajaba una mujer, Ronitha LeBarón, junto a sus cuatro hijos menores de edad: Howard (12 años), Krystal (10 años) así como los bebés mellizos Titus y Tiana, de ocho meses de edad.

Se desconocen los detalles, pero se sabe que la familia fue atacada a tiros y, posteriormente, se incendió la camioneta en la que viajaban. Los cuerpos fueron encontrados calcinados e irreconocibles

Cabe señalar que la familia LeBarón tiene un largo historial de confrontaciones por el acceso al agua con otros grupos locales.

Según un twitter enviado la mañana del lunes 04.11.2019 por el Embajador Landau de los Estados Unidos en México el estuvo en Sonora durante lo sucedido a la familia mormona de origen estadounidense. ¿Casualidad? Otro dato curioso es que el Embajador Landau es hijo de otro ex-embajador que se desempeñó como representante de la Casa Blanca en Chile durante el derrocamiento de Salvador Allende en 1973.

Cristopher Landau es y es hijo George Walter Landau, quien fue embajador de su país en Chile en 1973, cuando Henry Kissinger era secretario de Estado y orquestó el golpe de Estado en Chile según información de Sputnik Mundo.

Otra situación que es importante señalar fue la respuesta de Donald Trump ante los hechos en Sonora sobre los ciudadanos mormones estadounidenses donde expuso una retórica de guerra en contra de los cárteles de la droga en México.

Ahora la oposición política conservadora en México tiene como principal bandera política la violencia en México, sin embargo son incapaces de debatir en el Congreso las variantes del problema de raíz en el tráfico de armas y la posible legalización de todas las drogas para cambiar el paradigma jurídico en una guerra desatada en 2006 por Felipe Calderón bajo los parámetros establecidos en el Plan Mérida de forma unilateral por los Estados Unidos.

En conclusión, el ambiente está enrarecido en México con los hechos violentos sucedidos en Sonora en contra de niños y mujeres, esto se suma a la matanza de 14 policías en Agulilla, Michoacán y la toma de una ciudad entera (Culiacán) como rehén para defender a un capo en el ya mencionado “Culiacanazo”.

En todos estos acontecimientos sale a relucir la utilización de armamento de alto calibre presuntamente proveniente de Estado Unidos y la mano de la DEA en Culiacán y ahora el fallecimiento de 9 mormones con doble nacionalidad.

Saque usted sus propias conclusiones…