LNR.- En el marco de un Cancún blindado por aire, mar y tierra, se llevará a cabo el evento que está destinado a tratar de conseguir el apoyo regional para acabar con los postulados de la Revolución Bolivariana que inició Hugo Chávez en Venezuela.

 
Imagen: Cancún, Getty Images

Paradójicamente, esas mismas calles que hace unos pocos días fueron escenario de un tiroteo entre sicarios e infantes de marina, serán a partir de hoy y mientras dure el evento, uno de los lugares más seguros del territorio nacional ante la presencia del Presidente mexicano, el Subsecretario de Estado norteamericano John Sullivan y los demás representantes de las naciones miembros del organismo.

La 47 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), misma que se desarrollará, entre el 19 y el 21 de junio, en Cancún, Quintana Roo, tiene temas candentes en la agenda política latinoamericana. Venezuela per se.

Pareciera que hasta el clima es capaz de percibir que se avecina tormenta al interior de la cumbre, ya que en consonancia con los nubarrones que se ciernen sobre la administración venezolana, las lluvias y el mal clima, han dado la bienvenida a las delegaciones de los 35 países miembros.

Foto: SRE

El Canciller de México, Luis Videgaray, atrajo la reunión a sus dominios para poder manipular la agenda e impulsar los resultados geopolíticos que Washington busca obtener. Esto no es otra cosa, que sacar a Nicolás Maduro del poder e instaurar un régimen pro Estados Unidos en esa nación.

Imagen: TeleSur

Las nacionalizaciones de corporativos “gringos” que Chávez realizó en el país sudamericano son mal vistos por la Casa Blanca, particularmente por su inquilino oficial (Donald Trump), mismo que se debate entre la ultra derecha de sus amistades empresariales y acciones tan populistas que hacen ver al fallecido líder de la “Revolución venezolana” como un aprendiz de esos menesteres

El hecho de que el Secretario de Estado, Rex Tillerson no asista en representación de su país, bajo el argumento de que la crisis del emirato de Catar y sus vecinos de Medio Oriente, le demanda tiempo completo, esto es solo una muestra más del desprecio que el gobierno norteamericano siente por los temas continentales.

Esa misma excusa permitirá a Tillerson negar injerencia en los pronunciamientos que emita el organismo contra el régimen de Caracas, al tiempo que si las negociaciones fracasan, le evitará el bochornoso resultado, así como un eventual encuentro con la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez.

Imagen: Picture Aliance 

Los millones de barriles de petróleo, el oro y otros valiosos recursos naturales que existen en el territorio venezolano son un imán para los voraces intereses empresariales que ven en el presidente Trump, el aliado perfecto para “meter mano” de nuevo en Venezuela. Extrañan los tiempos en que marcaban el ritmo de la economía de ese país.

Por su parte, Washington busca aislar más a Cuba al cerrarle el acceso al suministro de petróleo que ha recibido de Venezuela. No debe soslayarse la declaración que recientemente Trump emitió desde Miami, Florida.

Las reuniones tras bambalinas que Videgaray y sus pares llevan a cabo, serán los encabezados de los periódicos cuando estas se hagan finalmente públicas, sin embargo, no se puede esperar que sean afines a lo que Maduro quiere.

Las decenas de muertes que han resultado de las marchas que la oposición venezolana ha organizado para manifestarse, no son más que cifras que no causan insomnio a los responsables de orquestar la geopolítica de la región.

Habrá reuniones, habrá consultas y al final habrá un sumario de los “acuerdos” logrados durante la reunión. Venezuela y México, dos países “hermanos”, son antagonistas de la partida de ajedrez que los deseos imperialistas de Washington desarrollan en el tablero llamado América Latina. Caracas defendiendo su postura e inteligentemente, poniendo sobre la mesa de negociaciones el tema del muro divisorio entre nuestro territorio y la Unión Americana y México rehén de la segura postulación de Luis Videgaray como candidato a la Presidencia para eventualmente cubrir lo desecho por la administración de Peña Nieto.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here