Imagen: Presidencia de la República

LNR.- La devastación derivada del terremoto sucedido en Chiapas ha dejado en evidencia al Gobierno Mexicano por la falta de una estrategia clara para ayudar a la población y el propio Secretario de Hacienda, José Antonio Meade ha señalado que no se cuentan con recursos suficientes para reconstruir las 40 mil viviendas afectadas solo en el estado de Chiapas según información de La Jornada. 

Una de las muestras de la falta de compromiso gubernamental es que no se tiene la cuantificación de los daños y el número de muertes sigue creciendo conforme pasan los días.

La sensación de los damnificados es de desaliento y abandono. La población ha tenido que organizarse por su propia cuenta, al margen de las autoridades. Es muy posible que esa reacción de solidaridad local esté reduciendo el número de víctimas. No hay un plan eficaz y tangible por parte del gobierno.

La titular de SEDATU, Rosario Robles ha sido la encargada de encabezar las tareas de ayuda de parte del gobierno federal, sin embargo, la funcionaria se encuentra envuelta en un escándalo de corrupción después de que se documentara el millonario desvío de recursos públicos durante su paso por la Secretaría de Desarrollo Social.

En conclusión, la catástrofe está siendo utilizada para hacer proselitismo político donde se está manipulando la ayuda para fines políticos de los gobernantes en turno, Manuel Velasco y Alejandro Murat, mismo que invitaron a Enrique Peña Nieto para el show mediático con los afectados por el temblor.

Se ha declarado que la infraestructura más afectada es la que tiene que ver con escuelas y hospitales. De un total de 324 planteles afectados, casi la mitad ha sido considerados como pérdida total. De los nosocomios no se sabe cuál es el tamaño de los daños, salvo que se está cuantificando.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here