Imagen: Ilustrativa/ Marcelo Odebrecht y Enrique Peña Nieto

Columna: La Bola de Cristal

El escándalo por corrupción protagonizada por la empresa trasnacional brasileña Odebrecht con diversos gobiernos de Latinoamérica ha provocado un tsunami político en la región. La nación más afectada fue el propio Brasil donde el escándalo alcanzó proporciones políticas apocalípticas al provocar el impeachment de la presidenta Dilma Rouseff y el golpe fulminante al expresidente Lula Da Silva que también salió salpicado en la ya famosa investigación denominada como “Lava Jato”. En ese sentido, el actual presidente de Brasil es Michelle Temer, fue un informante de la CIA según medios rusos que manejaron información de wikileaks.

Ahora sabiendo que el vicepresidente Michelle Temer llegó a la presidencia de Brasil al estilo “House of Cards” a través de un golpe parlamentario que destituyó a Dilma Rouseff por el mencionado caso de “Lava Jato”, investigación que ha representado un megaescándalo de corrupción que alcanzó aproximadamente la cifra de US$788 millones de dólares en pagos de sobornos en 12 países de América Latina y África según documentos publicados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos. 

El Departamento de Justicia de EE.UU. señaló que, además de las irregularidades en Brasil, Odebrecht admitió haber pagado sobornos en Angola, Mozambique, Ecuador, Perú, Panamá, México, República Dominicana, Argentina, Colombia, Guatemala y Venezuela.

La realidad es que Brasil se había convertido en un país en vías de desarrollo muy sobresaliente por su acelerado crecimiento económico y la visión de Lula Da Silva en la presidencia impulsó fuertes programas sociales (Hambre Zero) para eliminar la pobreza, generar empleos, invertir en educación e impulsar de manera generalizada la calidad de vida de los brasileños. Sin embargo, el escándalo de corrupción en el que se ha visto envuelto el Partido del Trabajo en Brasil y sus 2 principales figuras encabezadas por Dilma y Lula lograron destronar el crecimiento acelerado después de una turbulencia política sin precedentes en la nación sudamericana.

La realidad es que los dirigentes brasileños cometieron errores graves que los han dejado en evidencia para tacharlos de corruptos, sin embargo detrás de toda la operación está la Agencia Central de Inteligencia de los estadounidenses, misma ya que logró el objetivo de quitar al gobierno socialista que existía en Brasil e imponer un modelo apegado a sus intereses ya que Lula había impulsado fuertemente el bloque de los BRICS conformado por Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica para crear un institución financiera alterna al Fondo Monetario Internacional (FMI) e impulsar el desarrollo en dichas naciones. Esa fue la verdadera razón geopolítica que llevó al derrocamiento del gobierno en Brasil.

Odebrecht en México

Partiendo de esa premisa, el Gobierno de Estados Unidos se ha encargado de utilizar el caso de Odebrecht para extorsionar políticamente a los gobiernos de Latinoamérica y ahora toca el turno de utilizarlos en contra de México. El objetivo es golpear políticamente al grupo cercano de Enrique Peña Nieto a través de la exhibición documentada del pago de presuntos sobornos para doblarlos en la negociación del Tratado de Libre Comercio.

La hipótesis es que Donald Trump está utilizando todo lo que está a su alcance para doblar al gobierno de México en las negociaciones del TLCAN y la extorsión geopolítica es la especialidad de los norteamericanos.

El gobierno de Peña Nieto atraviesa una crisis al final del presente sexenio por un desgaste mediático derivado de enormes escándalos de diversa índole que van desde la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, la Casa Blanca y la percepción generalizada de un gobierno que no fue de capaz de pacificar al país. Sin embargo, se debe entender que la corrupción de Odebrecht ha sido en gran medida utilizada como una operación de la CIA para desestabilizar a los gobiernos latinoamericanos en su “talón de aquiles”, la corrupción.

No podemos defender a Peña Nieto y al PRI de presuntamente haber recibido millones de dólares durante la campaña de 2012 a través de los sobornos de Odebrecht para después beneficiarles con la asignación de licitaciones para la construcción de infraestructura. Pero lo que se puede percibir es que los Estados Unidos son capaces de doblar al maniatado gobierno de México en la negociación del TLCAN y ceder ante las exigencias irracionales como son la desaparición del arbitraje internacional y someter a re-negociación el tratado cada cinco años hasta que la balanza comercial se equilibre en beneficio de los norteamericanos.

Esto es alarmante ya que de no ceder ante los intereses norteamericanos se corre el riesgo de que el escándalo de corrupción provoque la desestabilización masiva del país para exigir la destitución de Enrique Peña Nieto. De igual forma los estadounidenses presionan a México a través de los jóvenes “dreamers” calculados en 800 mil, en su mayoría mexicanos y que podrían ser deportados de manera masiva después de que se cancelara el programa DACA que les permitía estudiar y trabajar de manera legal.

México está en una situación política muy delicada con la proximidad de un proceso electoral de 2018 que todos esperan con ansias para terminar con el sexenio de la decepción encabezado por Enrique Peña Nieto, quien está completamente reprobado por la sociedad mexicana por su mala gestión y los nulos resultados tangibles en el país. A todo esto se suma la caballada de los Estados Unidos que utilizó al gobierno del PRI para sacar adelante todas las reformas estructurales donde se entregó el sector energético y ahora que obtuvieron sus objetivos cambian completamente la política exterior para someter aún más a México a los intereses del modelo estadounidense.

Los únicos que perdemos somos los mexicanos de a pie con un gobierno corrupto y extorsionado por los Estados Unidos para no ser exhibidos como lo que son a cambio de un Tratado de Libre Comercio que no sea equitativo y que sea más ventajoso aún para los Estados Unidos.

Esta historia continuará…

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here