Columna: “Dos con botana”

Incapaz de resolver la creciente problemática que se registra en el Estado, ni dar respuesta a las demandas de la ciudadanía, el Gobernador Carlos Joaquín González se cobija en la demagogia y el doble discurso para tratar de maquillar su incompetencia

Imagen: Facebook Carlos Joaquín

Definitivamente la congruencia es una virtud de la que carece la casta política de nuestro país. Y Carlos Joaquín es un claro ejemplo de quien piensa una cosa, dice otra y termina haciendo exactamente lo contrario.

Por un lado, se escandaliza ante el llamado a cerrar filas para proteger la integridad y el patrimonio de la población ante la falta de resultados de su Gobierno, pero no se ve ningún tipo de acción o la instrumentación de alguna política de Estado para frenar la ola de violencia e inseguridad que se registra en todos los rincones de Quintana Roo.

De igual manera, anuncia con bombo y platillo investigar y sancionar a los actuales funcionarios de la Secretaría de Infraestructura y Transporte (SINTRA), por las constantes denuncias por abusos y corrupción, pero parece no mueve un solo dedo en contra de quienes estuvieron al frente de esa dependencia en la administración anterior, como su primo hermano Javier Zetina González, quien es un secreto a voces que cometió iguales o peores actos rapaces, al amparo de los cuales amasó una inmensa fortuna.

Asimismo, Joaquín González jura y perjura que va con todo en contra de todos quienes encabezados por Roberto Borge Angulo y Félix González Canto perpetraron el saqueo al patrimonio del Estado, pero le ha dado cobijo y empleo a muchos de ellos, algunos de los cuales, como su también primo Jaime Zetina González, están involucrados en actos de corrupción que son del dominio público, como la irregular compra en una cifra irrisoria de un terreno en la zona centro de Cozumel valuado en varios millones de pesos.

Tampoco ha movido un dedo para frenar los abusos de Aguakán, ni ha dado visos de estar interesado siquiera en revisar las leoninas concesiones con las que cuenta esta empresa para el suministro del vital líquido en diversos municipios de la entidad y es claro que tampoco le interesan otros asuntos que afectan a la ciudadanía.

Para ser más claros, quien cobija a corruptos, es cuando menos cómplice, pues los mencionados son solamente algunos de los muchísimos personajes ligados al felixismo y al borgismo que hoy están camuflados en el joaquinismo tranquilamente.

Y sí, a medida que transcurre su administración, se confirma cada vez más que Carlos Joaquín González sólo se aprovechó del hartazgo de la ciudadanía contra sus corruptos antecesores para llegar al poder, con iguales o peores mañas que ellos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here