Imagen: Enrique Peña Nieto facebook

LNR.– El defensor de derechos humanos, Emilio Álvarez Icaza advirtió de una regresión autoritaria en la actual administración federal conducida por Enrique Peña Nieto, a la cual ha calificado de actuar como un gobierno del África de la década de los 70 o como una auténtica república bananera.

Seis años después calificó como “crimen de Estado” lo ocurrido con los 43 normalistas de Ayotzinapa en 2014, caso en torno al cual impulsó una investigación alterna desde la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y con la que denunció negligencias en la versión oficial.

Álvarez Icaza no duda al ser cuestionado sobre la posibilidad de que los partidos políticos en México sean financiados sólo por recursos privados: “Es un suicidio […] es la privatización de la urna”.

El sociólogo que presentó su candidatura presidencial en febrero pasado impulsado por el proyecto Ahora pero que decidió retirarla tras concluir que se podría prestar a una estrategia de fragmentación del voto, que beneficiaría principalmente al PRI, asegura que se opone “radicalmente” a la llegada del dinero privado a los organismos políticos.

“La fórmula (dinero privado en partidos políticos) es la que pasó en Estados Unidos con Trump, entonces hay que preguntarnos si queremos tener en México un Trump región 4”, indica el ex directivo de la CIDH, quien agrega que los temas en los que se debe poner especial atención es en reforzar la fiscalización para detectar, -realmente-, cómo se ejerce el gasto público.

“El escándalo no es cuánto gastan los partidos solamente, es cuánto gasta el gobierno federal en publicidad” y añade que la empresa Televisa ha sido una de las más beneficiadas, “recibe mucho más dinero que todos los partidos juntos”.

Según el estudio “Contar ‘lo bueno’ cuesta mucho” de Fundar, de 2013 al 2016 la administración de Peña Nieto pagó en publicidad oficial a Televisa, empresa de Emilio Azcárraga Jean, y a TV Azteca, de Ricardo Salinas Pliego, 9 mil 769 millones de pesos, lo que representa el 26.94 por ciento del total emitido (36 mil 261.33 mdp) en esos cuatro años.

Peña Nieto dejará la presidencia en diciembre de 2018, luego de seis años que estarán marcados por distintos factores pero en mucho de los cuales se hablaba de crisis. Para Emilio Álvarez, la administración peñanietista ha tenido varios apuros de derechos humanos, de legitimidad, seguridad y corrupción. En cuanto al problema de la desigualdad y pobreza, concluye que “México se está convirtiendo en un modelo paradigmático de crecimiento con desigualdad, hay crecimiento económico pero simultáneamente hay pobreza”.

Información: Sin Embargo 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here