Imagen: Terra
LNR.- A partir de hoy, hasta el 21 de junio de 2017, se desarrollará por vez primera en la ciudad de Cancún Quintana Roo, la 47 Asamblea General la Organización de los Estados Americanas, la cual es una organización internacional que fue creada en 1948 con el objetivo de ser un foro político principalmente del continente Americano.

En este contexto hay varios temas implícitos que quizá no se vayan a platicar abiertamente, uno de ellos es seguir cerrándole cada vez más los caminos a Venezuela tanto económicos, como sociales. Y la decisión de Donald Trump de modificar la política comercial a Cuba, en la cual buscan, que la isla les deje totalmente abierta las puertas para introducir sus empresas, como lo vienen haciendo en toda América.

En el antecedente histórico, tenemos que el anterior Presidente de Venezuela previo al chavismo, Carlos Andrés Pérez del Partido Acción Democrática, pierde la presidencia el 2 de febrero de 1999, dando paso a una nueva era en el continente, llegando a la presidencia, el militar Hugo Rafael Chávez Frías, abanderando el proyecto de la República Bolivariana de Venezuela en continuidad de Nicolás Maduro después de la muerte de Hugo Chávez en 2013.

En aquellos años, en materia internacional el gobierno de Hugo Chávez se alineó con varios gobiernos como el comunista de Cuba presidido por Fidel y luego por Raúl Castro, y los gobiernos de izquierdas de Evo Morales  desde el 2006 en (Bolivia), Néstor Kirchner del 2003 al 2007 y después su esposa Cristina del 2007 al 2015 en (Argentina), Luis Ignacio Lula Dasilva del 2003 al 2010 (en Brasil), con Dilma Rousseff del 2011 al 2016, en Uruguay de José Mujica del 2010 al 2015, Nicaragua Daniel Ortega  desde el 2007 y en Ecuador con Rafael Correa del 2006 al 2013 y Lenin Moreno quien actualmente se encuentra en el poder.

Todos estos países mencionados unieron sus fuerzas en el continente para enfrentar y confrontar los desafíos del imperialismo de los Estados Unidos y su aliado institucional, la OEA, que en esta cuestión muchos de ellos apoyaron abiertamente a un bloque denominado BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), institución financiera cuya función era hacer contrapeso al Fondo Monetario Internacional (FMI) y emitir estudios desde otra perspectiva a la de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que por cierto, tampoco pertenece ninguno del BRICS a la OCDE.

Sin embargo, después cambios en la geopolítica latinoamericana impulsados por el intervencionismo  indirecto de los Estados Unidos a través de la OEA quiere darle la estocada final al régimen bolivariano en la que se pretende una ofensiva conjunta de mayoría de los miembros en contra del Gobierno actual de Nicolás Maduro.

Es por eso que este 19 de junio, se convocaron a los supeditados gobernantes latinoamericanos, como México, mismo que apoya la opresión del neoliberalismo yanqui a través de sus posicionamientos en la OEA sin ninguna calidad moral.

Se pretende que en dicha asamblea realizada en nuestro país, se exija la activación de la Carta Democrática Interamericana, con la que se puede acordar la suspensión temporal de Venezuela al ejercicio de su derecho de participación en la OEA. Para que ello se materialice se requiere del voto de los dos tercios de los 34 países que conforman la Organización.

La Carta Democrática es un artefacto legal que se aplica en el caso de una ruptura del proceso político institucional democrático, en cualquiera de los miembros de la organización, Venezuela es uno de ellos.

Por lo cual esta posición pone a Venezuela en una situación para que sea intervenido por fuerzas extranjeras, ya sean por los cascos azules u otras instituciones militares.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here