Carlos Joaquín González, enfrenta la más dura prueba de su administración. Fue forjado en las altas esferas del PRI y es aleccionado y dirigido por su hermano Pedro Joaquín Coldwell, así como por innumerables y siniestros personajes de la plutocracia mexicana. Aprendió las mañas de todos.
Hoy la represión policiaca sienta sus reales en suelo quintanarroense y el gobernador opta por burlarse del Presidente de la República, con la sucia maniobra de suspender, por corto plazo, al principal responsable del FEMINICIDIO de una joven cancunense y de la respuesta policial, el Secretario de Seguridad Pública estatal Alberto Capella Ibarra.
La orden de AMLO fue tajante. A través de la Secretaría de Gobernación se “sugirió” al gobernador un cambio de mando en la SSP para apaciguar las protestas. Cancún; ” la joya de la Corona”, el nombre más internacional de México en cuestiones turísticas hoy encabeza portales de noticias y telediarios de la manera menos deseada, está en boca de todos para mal.
¿El motivo? el FEMINICIDIO de Bianca Alejandrina Lorenzana Alvarado, ‘Alexis’, por su nombre de usuaria en redes sociales. 20 años de edad, muchos por vivir que ya no se darán.
Pero el gobernador de Quintana Roo “juega” sucio. Sus consejeros y asesores le dictan que ponga a prueba la tolerancia presidencial. Citan el artículo 40, el que se refiere a la República y los estados libres y soberanos. Carlos Manuel Joaquín González se mofa de las decisiones del gobierno federal, hará las cosas a su “libre” albedrío.
¿Qué hará Andrés Manuel?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here