Columna: Dos con botana

 

Mientras Carlos Joaquín González anuncia una inversión del orden de los dos mil millones de pesos para poner en marcha el programa “Escudo de Seguridad para Quintana Roo”, con el obejtivo de intentar contrarrestar los índices de violencia y muerte más altos en la historia de la entidad, la delincuencia organizada le envía mensajes que apuntan a que existe una enorme red de complicidad  al interior de su gobierno.

Imagen: Noticaribe

Entrevistado por diversos medios impresos y electrónicos en el marco del Septuagésimo Octavo Congreso Nacional de la Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales de la República Mexicana, que se realizó recientemente en Cancún, Joaquín González adelantó que en próximos días serán revelados mayores detalles sobre el ‘Escudo de Seguridad Quintana Roo’, un esquema que en teoría permitirá mejorar la vigilancia por medio del uso de la tecnología.

Carlos Joaquín indicó que se trata de un esquema de seguridad que busca ofrecer tecnología para mejorar los esquemas de vigilancia, que permita tener un mejor control sobre el tránsito hacia el interior del Estado y viceversa, a fin de saber y conocer lo que está pasando en los diferentes puntos de nuestra geografía, buscando tener mayor capacidad de reacción cuando así se requiera.

De acuerdo a la información, el proyecto incluye la instalación de tres mil cámaras de video vigilancia en puntos estratégicos de los diferentes Municipios de Quintana Roo, operadas de manera permanente por personal altamente calificado. El monto a invertirse para este proyecto,  de acuerdo al Diario “La Verdad”, que cita como fuente al propio Mandatario Estatal, es del orden de dos mil millones de pesos, lo que permite suponer que una inversión de esa naturaleza arrojará resultados contundentes.

Sin embargo, hay evidencias de que al interior del Gobierno de Carlos Joaquín existe toda una red que actúa en contubernio con el crimen organizado, al cual se le atribuye en gran medida la irrefrenable ola de violencia y muerte que se registra en toda la geografía estatal.

Imagen: Facebook Carlos Joaquín

Desde versiones que vinculan a altos funcionarios como el Secretario de Gobierno de facto, Miguel Ramón Martín Azueta, con la venta de plazas en diferentes puntos del estado a diferentes cárteles, hasta narcomantas en diversos polos turísticos, en las que se denuncia la complicidad de mandos policíacos.

El más reciente de estos “narcomensajes” se registró en Cozumel el pasado jueves, curiosamente el mismo día que Joaquín González anunció la puesta en marcha del “Escudo de Seguridad para Quintana Roo”. En dicho mensaje se denuncia que el Comandante de la Policía Ministerial en la isla, Mario Góngora, así como uno de sus agentes de nombre Luis, están recibiendo dinero por parte del crimen organizado con la presunta venia de la vice Fiscal Rosaura Villanueva, a quien nombran como Roxana, por lo que se les advierte que de no cumplir con lo pactado, se atengan a las consecuencias.

De manera que, a la hora de tomar dos con botana, se comenta que de poco o nada servirá la multimillonaria inversión que pretende realizarse para el “Escudo de seguridad”, en tanto no se limpien las corporaciones y el Gabinete Estatal.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here