Columna: Xláj-opinari: Xláj, del maya (de modesta calidad) y opinari, del latín (opinión)

imagen: Noticaribe

 

A catorce meses de las elecciones municipales de Benito Juárez, Jorge Emilio González Martínez, alias el “Niño Verde”, se mesa los cabellos con preocupación. Su apuesta por Remberto Estrada va perdiendo valor.

El joven alcalde ha resultado un fiasco, un caballo perdedor. Más preocupado por su peinado, Estrada Barba ha estado envuelto en declaraciones contradictorias que van mermando su imagen. La improvisación se ha impuesto sobre la cordura.

Verbigracia, cuando el alcalde benitojuarense se apresuró a defender a Mauricio Rodríguez Marrufo, afirmando que vigilaba su desempeño con lupa e incapaz de advertir que desde la Fiscalía General del Estado se gestaba la parodia de la detención de su ex Secretario General.

Por otro lado, su policía municipal va de yerro en yerro, a pesar del carísimo asesor recién contratado. La muerte de un joven a manos de un psicópata extranjero se podía haber evitado si los uniformados actuaban correctamente. Las flamantes patrullas que se rentan a precios inflados fueron al lugar de los hechos y se retiraron.

Ya sea por la falta de asesores inteligentes que deben advertirle al respecto, o tal vez porque el joven edil estaba conectado a su consola de video juegos, cual adolescente, Remberto Estrada ha incurrido en desatinos que quitan lustre a su imagen, al tiempo que hacen que el “Niño Verde” se cuestione si debe seguir apoyando al chamaco.

La estrategia de inundar las regiones pobres de Cancún con despensas, dio a este fraude llamado Partido Verde Ecologista de México la alcaldía del municipio más importante del país en cuanto a ingresos por turismo se refiere.

Imagen: Facebook Remberto Estrada

Una dentadura producida en un consultorio ortodoncista, las almidonadas camisas de lino, el cabello en tonos claros y la fingida sonrisa fueron “argumento” suficiente para que las habitantes de ese cinturón de miseria que rodea Cancún se inclinaran por “Remby”. ¿Qué hay de malo en votar por él si ya me dio despensa y me abrazó para la foto? La señora en cuestión, es medianamente consciente de que la miseria en la que sobrevive y los “chescos” le han hecho subir 30 kilos y el caro perfume del alcalde es una invitación irresistible. Voto no analizado

Sumado a lo anterior, en Cancún habita un gran número de seudo intelectuales que abrazan la causa ecológica para intentar llenar sus vacías vidas. Esa gente odia al PRI, odian al PAN, independientemente de que en muchos casos estén emparentados con encumbrados políticos de los mencionados partidos. Como expiación, le dieron el voto al Partido Verde, olvidan que, en el closet de su condominio con vista al mar, en el otro Cancún, hay una estola de fina piel, esa que presumen en eventos sociales del centro del país y el extranjero, donde el clima más templado les permite su uso. Más voto no analizado.

Pero lo que sigue es la GRANDE, la gubernatura para Remberto. O al menos con eso sueñan la pandilla de Jorge Emilio González Martínez y Félix Arturo González Canto que para arrebatarle el estado, al cártel de Carlos Joaquín GONZÁLEZ, deben procurar que su apuesta mantenga una línea coherente y no cometa tantos errores. Están fallando. Remberto Estrada Barba se diluye al calor del Cancunsito.

¿Mantendrá la apuesta Jorge Emilio? Los momios no son favorables…

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here