Imagen: Enrique Peña Nieto facebook

LNR.- Exista alarma entre activistas y defensores de los derechos humanos por la discusión en el Congreso que busca imponer la Ley de Seguridad Interior. En ese sentido el presidente Peña Nieto puntualizó que el proyecto legislativo “dejó de ser solamente una valiosa propuesta, para convertirse en una imperiosa necesidad”.

La inciativa impulsada por el PRI en el Congreso busca regular la actuación de las fuerzas armadas en labores de seguridad pública. 

Por su parte la politologa mexicana Denisse Dresser señaló a través de twitter que “La única “imperiosa necesidad” que tiene EPN para aprobar al vapor la Ley De Seguridad Interior es conseguir cobertura “legal”/constitucional ante posibilidad de acabar ante la Corte Penal Internacional por violación sistemática a los derechos humanos”.

En el marco del inicio del proceso electoral del 2018, el presidente Peña Nieto señaló que los retos de seguridad pública exigen objetividad, pues si bien la actuación de los militares se sustenta en su lealtad y disciplina, hace falta un marco jurídico adecuado que regule su actuación.

“La actuación del Ejército y la Armada, en apoyo a la seguridad local, se sustenta en su lealtad, su disciplina y su apego a los valores y principios militares; sin embargo, esto no es suficiente, hace falta un marco jurídico adecuado que regule la actuación de soldados, pilotos y marinos en tareas de seguridad pública”, indicó.

“Confío en que el Congreso de la Unión atenderá con la urgencia que hoy se requiere esta importante iniciativa que brindará mayor certidumbre a las Fuerzas Armadas y a la sociedad mexicana”, agregó.

Rechazo de ONG extranjeras

Este miércoles 29 de noviembre, once organizaciones internacionales de defensa de derechos humanos, entre ellas Amnistía Internacional, expresaron su “preocupación ante el avance de la Ley de Seguridad Interior o de las reformas legales que tendrían un efecto de militarización similar al que plantea”.

En un comunicado, las organizaciones informaron que “durante décadas han documentado las afectaciones a los derechos humanos como consecuencia del despliegue de militares en las calles y el uso sostenido de la fuerza pública en la lucha contra la delincuencia organizada en el país (…) así como la impunidad que prevalece en la mayoría de estos casos”.

Ante esta situación, urgieron al Congreso mexicano a rechazar “una ley que levanta serias y fundadas preocupaciones y a hacer valer a nivel interno el compromiso con los derechos humanos que México defiende férreamente ante la comunidad internacional”.

Desde marzo de 2017, organizaciones sociales de México comenzaron la campaña #SeguridadSinGuerra, para exigir a diputados y senadores votar contra la Ley de Seguridad Interior.

De acuerdo con el colectivo, “normalizar la intervención del Ejército mexicano en labores policiales, contribuiría a perpetuar la situación de violencia que se busca revertir”, y argumentan que son los gobiernos estatales quienes tienen la obligación de formar corporaciones policiales eficaces para no recurrir a las Fuerzas Armadas.

Las organizaciones que se pronunciaron son Action by Christians for the Abolition of Torture (ACAT), Amnistía Internacional, Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), Conectas Direitos Humanos, Fundación para el Debido Proceso (DPLF), Grupo de Trabajo para Asuntos Latinoamericanos (LAWG) ,Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), Open Society Justice Initiative (OSJI), Robert F. Kennedy Human Rights, y World Organisation Against Torture (OMCT).

MC y PAN advierten “madruguete” para

El diputado Clemente Castañeda, coordinador del partido Movimiento Ciudadano en San Lázaro, señaló que el proyecto de dictamen de la Ley de Seguridad Interior que se discutirá mañana “es regresivo”.

Al anunciar que su bancada votará contra el dictamen, el diputado Castañeda señaló que su aprobación no resuelve el problema de la inseguridad pública y se corre el riesgo de criminalizar la protesta social según información de Animal Político.

“Seguramente el día de mañana estaremos viendo una especie de albazo legislativo, para tratar de que este tema avance en la comisión de gobernación y probablemente en el pleno”, advirtió el diputado.

“El PRI tiene una urgencia injustificada e irresponsable por aprobar la Ley de Seguridad Interior… ahora pretenden resolver el problema de la seguridad a partir de una ley que lo único que hace es prolongar el estado de excepción y una estrategia que ha demostrado ser nociva para el país”, agregó.

El diputado Jorge Ramos, de Acción Nacional, también dijo que el PRI prepara un “albazo” con este dictamen, pues sin consenso con la oposición pretende convocar mañana a discutirlo, en la Comisión de Gobernación de San Lázaro.

“Con la ley de seguridad interior se estará haciendo permanente la actuación de las fuerzas armadas en seguridad pública, una política que ya se demostró no está funcionando”, mencionó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here