LNR.- A través de una denuncia anónima policías federales asignados en Chiapas señalaron que se encuentran forzados a vivir en un bodega denominada como “la mosca”  en situaciones deplorables para la salud al ser un lugar con restos de material radioactivo, ya que en dicho lugar se experimentaba con la reproducción de moscas carnívoras esterilizadas a través de la radiación para atacar el ciclo reproductivo de la especie Cochliomyia hominivorax.

El gusano barrenador del ganado (Cochliomyia hominivorax) es una especie de díptero califórido cuya larva es un parásitoobligado de los vertebrados de sangre caliente (incluido el hombre). Las hembras de este díptero depositan sus huevos en los bordes de las heridas, en las mucosas lesionadas o en los alrededores de los orificios naturales.

Imagen: Wikipedia

En la década de los 50 existía un grave problema de plaga de este insecto en los Estados Unidos, por lo que científicos estadounidenses idearon una extraña pero efectiva manera de erradicar la plaga. Millones de moscas recibían altas dosis de radiación que las esterilizaban. Al liberarlas en un entorno salvaje, se apareaban con sus ejemplares fértiles. Las hembras sólo pueden aparearse una vez, por eso si lo hacen con machos estériles ya no pueden reproducirse. Usando esta biotecnología, Estados Unidos aniquiló al insecto en 1982, pues afectaba al ganado de ese país según información de un portal de noticias argentino.

Posteriormente la planta de biotecnología fue llevada a Chiapas para continuar con la fábrica productora de moscas estériles. El proyecto inició en 1976 como una asociación entre comisiones de los gobiernos de Estados Unidos y México. Para 1992 México fue declarado libre del gusano barrenador. Pero en años recientes hubo plagas recurrentes en México, algunas, irónicamente, causadas por errores de la fábrica, a la que se le escaparon millones de moscas.

Los policías federales fueron asignados para limpiar y pintar las instalaciones antes de ocuparlas. Ellos denominan a la bodega como “la Mosca”, ubicado en la ribera de Chiapa de Corzo, junto al Río Grijalva, para albergar a cientos de uniformados que ya no les pagaran hospedaje en los hoteles de Tuxtla Gutiérrez.

 

 

 

 

 

 

Sin embargo, los policías federales denuncian que se encuentran hacinados en esta bodega y sometidos a niveles de radioactividad que han provocado tumores en los uniformados, además de estar expuestos a contraer zika, dengue y también están a merced de estas moscas que emiten un olor fétido y que continúan presentes en la región.

Esto es un hecho sin precedentes que deja en evidencia la corrupción de la Secretaría de Gobernación, de la cual depende la Comisión de  Nacional de Seguridad que a su vez coordina a la policía federal enviando a sus elementos a una bodega radioactiva para ahorrarse el costo del hospedaje de los policías en hoteles de la capital, sacrificando su salud al exponerlos en la bodega denominada como “la mosca” con restos radioactivos que ya han provocado cáncer testicular en algunos policías que han sido alojados en dicho lugar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here