Columna: Dos con botana

Cada vez cobran más fuerza las versiones que apuntan a que el Ex Gobernador de Quintana Roo y hoy Senador de la República, Félix Arturo González Canto, señalado como el principal responsable de la rapiña contra el patrimonio estatal durante su sexenio y el de Roberto Borge Angulo, buscará una Diputación Federal el próximo año.

Imagen: La Palabra del Caribe

Ante lo cual, a la sagrada hora de tomar dos con botana surge con insistencia la interrogante del por qué una de la peores lacras que ha parido Cozumel, se empeña en seguir jodiendo a Quintana Roo. Pero no hace falta ser demasiado suspicaz para concluir que esta ansia irrefrenable de Poder, no la origina la codicia, pues González Canto tiene todo y mucho más de lo que cualquier ser humano podría desear en cuestiones materiales, tras amasar una fortuna de dimensiones incalculables a través del saqueo del patrimonio de este Estado que ha pagado muy caro el error de haber mordido el anzuelo que representaba su impecable imagen.

Y es que la historia de este personaje, está plagada de pasajes aberrantes que reflejan su falta de escrúpulos, que se maquilló a la perfección al amparo del Poder, pues desde sus mismos inicios como Presidente Municipal de Cozumel,  dio claras señales de su ambición y de su perversión sin límites. Los ejemplos abundan, pues a sólo  unos meses de haber rendido protesta como Alcalde, se le involucró en el crimen de la joven Mayra Ayuso, además de que en la enorme red de complicidades que fue entretejiendo, evitó que otro siniestro personaje que fungía como su Secretario privado conocido con el sobrenombre de “El Pelos”, fuera encarcelado tras ser declarado culpable del delito de abuso sexual en agravio de una niña de apenas 11 años.

Se cuentan también numerosas historias acerca de las orgías que protagonizaba González Canto, quien se asegura que siempre se ha ufanado de que nunca se le ha escapado ninguna mujer por la que se sintiera atraído, sin que le importara un rábano que sus aventuras fueran del conocimiento de su esposa Narcedalia Martín, quien siempre representó la imagen de mujer sufrida y abnegada que lo sacrificaba todo, hasta la dignidad, con tal de que su amado siguiera escalando posiciones en la política. Aunque hay evidencias de que todo era una farsa perfectamente montada, ya que “Polly” era recompensada con detalles millonarios por su “comprensión”.

De igual manera, desde que asumió su primera posición de Poder, Félix González no tuvo empacho en demostrar la enorme fortuna que fue amasando, adquiriendo propiedades tanto en diferentes Municipios de Quintana Roo como en otros Estados de la República y del extranjero, incluyendo inversiones en Dubai.

Se asegura también que González Canto es propietario de muchas de las tiendas “Oxxo” que desde su sexenio han proliferado por toda la entidad, además de que se afirma que es uno de los principales accionistas de la cadena “Farmacias del Ahorro”, sin contar con inversiones en el ramo hotelero, naviero, de transporte terrestre, entre muchas otras.

La mayoría de lo cual, por supuesto, fue obtenido a través del saqueo sistemático al patrimonio Municipal y Estatal, por lo que para Félix fue como “quitarle un pelo a un gato” el haber contratado artistas de talla internacional para la fiesta de 15 años de su hija Victoria, de quien se dice de igual manera que su “generoso” padre no escatimó dinero para que viera cumplido su sueño de incursionar en el medio artístico, a través de millonarios donativos a los altos ejecutivos de Televisa.

Pero sería interminable dar cuenta puntual de todo el daño que González Canto ha hecho en agravio Quintana Roo al amparo del Poder, el cual, por cinismo o por miedo a seguirle los pasos a su “ahijado” Beto Borge, se empeña en aferrarse. De manera que, en caso de lograr la candidatura a la Diputación, quien ose otorgarle su voto a este rufián, tendrá que ser considerado también un traidor a esta hermosa y noble tierra.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here