Guillermo Zúñiga / La línea del frente

Tras haber sido inaugurado el primer centro ruso de capacitación para agentes policiales y militares de la región. Se deja ver una notable irrupción rusa en Latinoamérica como actor en la línea del Frente de las estrategias del combate al crimen organizado.

Nicaragua y Rusia inauguraron el centro de capacitación policial para combatir el narcotráfico. Sin duda el primero de este tipo en todo Latinoamérica.

¿Será la alternativa al modelo impulsado en la región desde hace décadas por Estados Unidos cuyos emblemas son los planes Colombia y Mérida y la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte?

“Esta semana concluyó la capacitación de oficiales de la Policía nacional nicaragüense centrado en tácticas para contrarrestar el tráfico ilícito de drogas por el ministerio del Interior de Rusia. El proyecto no solo se limita a Nicaragua sino a otros países de la región para combatir el narcotráfico internacional”, dijo a Sputnik Raúl Arévalo Alemán, director del diario nicaragüense La Jornada.

La reciente oficina nicaragüense tiene el estatus de filial del Centro de Capacitación contra el Narcotráfico del Ministerio del Interior de la Federación Rusa con sede en Siberia.

Su construcción quedo definida desde 2012 tras el acuerdo de cooperación bilateral y que posteriormente fué sancionada por el Parlamento nicaragüense en 2013.

El presente 2017 es el año en que el centro tiene previsto brindar los primeros dos cursos básicos para funcionarios nicaragüenses.

Se tiene conocimiento de que a partir de 2018, mediante los acuerdos de cooperación ya existentes entre los países del istmo, comenzarán a capacitar a efectivos de toda la región.

Con esta inauguración se fortalecen y establecen de manera sería las relaciones bilaterales de Rusia en Centroamérica.

Para julio de 2014 el presidente Vladimir Putin realizó la primera visita de un jefe de Estado ruso a Nicaragua.

La participación rusa en el combate al narcotráfico del mundo, cobra el verdadero valor al tener en cuenta los resultados nulos alcanzados por el modelo estadounidense.

“Producir un kilo de cocaína pura cuesta a un narcotraficante entre 1.000 y 2.000 dólares. En EEUU se vende entre 50.000 y 60.000 dólares y pura entre 90.000 y 100.000. Se calcula que la industria del crimen mueve unos 800.000 millones de dólares por año a nivel global, de esos la mitad corresponde al narcotráfico y de esa mitad cerca del 80% se produce en América Latina”, explicó a Sputnik Damián Jacubovich, licenciado en Geopolítica y especializado en temas vinculados al narcotráfico.

Las Fuerzas Armadas y policiales de los países latinoamericanos han quedado condicionadas al armamento, la ayuda económica y los métodos estadounidenses.

Ante lo expuesto, la puesta en marcha del Centro de Capacitación Antinarcóticos Rusia-Nicaragua es vista como el inicio de una nueva etapa en el combate al narcotráfico en la región.

“La presencia de Rusia hace que se pueda romper la monodependencia de los países que intentan luchar militarmente contra el narcotráfico para que no dependan exclusivamente de la ayuda de EEUU. Moscú se hizo presente en el patio trasero estadounidense”, señaló Jacubovich.

“Es la confirmación de que el mundo es pluripolar. El continente latinoamericano comienza a tener presencia confirmada de diversas potencias, con China apoyando a nivel económico y Rusia con distintos negocios y ahora con protagonismo en un tema tan importante como el narcotráfico”, concluyó Jacubovich

Tras haber sido inaugurado el primer centro ruso de capacitación para agentes policiales y militares de la región. Se deja ver una notable irrupción rusa en Latinoamérica como actor en la línea del Frente de las estrategias del combate al crimen organizado.

Nicaragua y Rusia inauguraron el centro de capacitación policial para combatir el narcotráfico, Sin duda el primero de este tipo en todo Latinoamérica.

Será la alternativa al modelo impulsado en la región desde hace décadas por Estados Unidos cuyos emblemas son los planes Colombia y Mérida y la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte?

“Esta semana concluyó la capacitación de oficiales de la Policía nacional nicaragüense centrado en tácticas para contrarrestar el tráfico ilícito de drogas por el ministerio del Interior de Rusia. El proyecto no solo se limita a Nicaragua sino a otros países de la región para combatir el narcotráfico internacional”, dijo a Sputnik Raúl Arévalo Alemán, director del diario nicaragüense La Jornada.

La reciente oficina nicaragüense tiene el estatus de filial del Centro de Capacitación contra el Narcotráfico del Ministerio del Interior de la Federación Rusa con sede en Siberia.

Su construcción quedo definida desde 2012 tras el acuerdo de cooperación bilateral y que posteriormente fué sancionada por el Parlamento nicaragüense en 2013.

2017 es el año en que el centro tiene previsto brindar los primeros dos cursos básicos para funcionarios nicaragüenses.

Se tiene conocimiento de que a partir de 2018, mediante los acuerdos de cooperación ya existentes entre los países del istmo, comenzarán a capacitar a efectivos de toda la región.

Con esta inauguración se fortalecen y establecen de manera sería las relaciones bilaterales de Rusia en Centroamérica.

Para julio de 2014 el presidente Vladimir Putin realizó la primera visita de un jefe de Estado ruso a Nicaragua.

La participación rusa en el combate al narcotráfico del mundo, cobra el verdadero valor al tener en cuenta los resultados nulos alcanzados por el modelo estadounidense.

“Producir un kilo de cocaína pura cuesta a un narcotraficante entre 1.000 y 2.000 dólares. En EEUU se vende entre 50.000 y 60.000 dólares y pura entre 90.000 y 100.000. Se calcula que la industria del crimen mueve unos 800.000 millones de dólares por año a nivel global, de esos la mitad corresponde al narcotráfico y de esa mitad cerca del 80% se produce en América Latina”, explicó a Sputnik Damián Jacubovich, licenciado en Geopolítica y especializado en temas vinculados al narcotráfico.

Las Fuerzas Armadas y policiales de los países latinoamericanos han quedado condicionadas al armamento, la ayuda económica y los métodos estadounidenses.

Ante lo expuesto, la puesta en marcha del Centro de Capacitación Antinarcóticos Rusia-Nicaragua es vista como el inicio de una nueva etapa en el combate al narcotráfico en la región.

“La presencia de Rusia hace que se pueda romper la monodependencia de los países que intentan luchar militarmente contra el narcotráfico para que no dependan exclusivamente de la ayuda de EEUU. Moscú se hizo presente en el patio trasero estadounidense”, señaló Jacubovich.

“Es la confirmación de que el mundo es pluripolar. El continente latinoamericano comienza a tener presencia confirmada de diversas potencias, con China apoyando a nivel económico y Rusia con distintos negocios y ahora con protagonismo en un tema tan importante como el narcotráfico”, concluyó Jacubovich.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here