Imagen: The Economist Magazine

Columna: La Bola de Cristal

El mega poder de las redes sociales ha quedado de manifiesto durante el proceso electoral en los Estados Unidos donde triunfó Donald Trump. El magnate logró impulsar una plataforma de digital que finalmente logró vencer el monopolio mediático tradicional impuesto desde las televisoras, mismas que de igual forma cuentan plataforma en redes sociales para adaptarse a la ola tecnológica. Sin embargo, los medios de comunicación de Rusia con sus plataformas en español y en ingles lograron imponerse como fuertes opositores a los medios estadounidenses que apoyaban abiertamente a Hillary Clinton. 

El responsable legal de Facebook, Colin Stretch desveló que en la pasada campaña electoral en Estados Unidos donde triunfó Donald Trump, demócratas y republicanos dejaron 81 millones de dólares en sus arcas. Una cifra que sacó a colación para comparar con los 100.000 dólares invertidos por los hackers rusos según información de El País. Ambas poco significativas si se tiene en cuenta que el ingreso anual en 2016 de todo Facebook alcanzó los 28.000 millones de dólares.

Facebook admitió que 146 millones de perfiles de Estados Unidos han estado expuestos a la propaganda promovida por Rusia, incluido Instagram. Inicialmente valoraron un alcance de 10 millones de personas. Tras este forzado escrutinio se ha descubierto que más de 10 millones de visualizaciones se dieron de manera orgánica, sin necesidad de desembolso.

En el marco de las investigaciones sobre la incidencia de Rusia en el proceso electoral de 2016 en Estados Unidos se ha argumentado que las inversiones provenientes de Rusia para promocionar contenidos en Twitter, Facebook y Google lograron manipular la opinión pública de los estadounidenses. En ese sentido twitter anunció que ya no permitirá promocionar contenidos a los noticieros rusos RT y Sputnik

El el viceministro ruso de Exteriores Serguéi Riabkov  condenó la exigencia del Departamento de Justicia estadounidense para que  Rusia Today (RT) sea registrado como agente extranjero. El gobierno de Vladimir Putin ha señalado que dicha demanda “conlleva una gran complicación de la actividad profesional de los periodistas que trabajan para RT en EE.UU.”.

“Vamos a responder de manera contundente y simétrica si la parte estadounidense no renuncia a sus inaceptables exigencias “, ha anunciado Riabkov en defensa de Ria Novosti, asociación civil que opera la cadena de noticias RT y que está financiada por el Estado de Rusia, en ese sentido se lanza la hipótesis de que la multimedia rusa representa la agenda geopolítica del Kremlin.

El Departamento de Estado exigió a RT que se registrara como agente extranjero en septiembre, aunque la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA) no está destinada a los medios de comunicación. RT rehúsa cumplir con la petición, propia de la época de la Segunda Guerra Mundial, la cual fue promulgada en aquel entonces para abordar la propaganda nazi.

La realidad es que el potencial de las redes sociales es un arma de doble filo, misma que los rusos han utilizar jugar de manera excepcional, siendo Google, Facebook y Twitter plataformas tecnológicas norteamericanas, pero los mejores estrategas mediáticos con objetivos políticos provienen de Rusia.

Imagen: The Economist Magazine

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here